Kit básico de herramientas… para aplicar Lean y para mucho más.

Si la semana pasada eran las películas infantiles las que nos daban algunos consejos para ir por la vida profesional y personal siendo Lean:  De ellos aprendí… Lean (y no te imaginas de quién), a partir de esta semana retomamos la serie sobre las 7 Herramientas Básicas de Calidad. Un kit básico de herramientas imprescindibles para aplicar Lean y en general para todo aquello que suene a gestionar con datos y mejora continua… Kaoru Ishikawa es considerado uno de los gurús de la calidad y allá por los años 50 dijo algo así como que: El 95% de los problemas pueden solucionarse aplicando herramientas básicas de calidad En el año 2013 Osenseis se atrevió a desafiar al mismísimo Ishikawa diciendo que: El 95% de los problemas pueden solucionarse aplicando Lean Estamos convencidos de que puede ser así, pero como dice el refranero popular “de gente bien nacida es el ser agradecida”. La aportación de Ishikawa es incuestionable y desde Osenseis queremos hacerle nuestro particular homenaje (y ya de paso aprender divirtiéndonos). Así que desde el próximo jueves, abordaremos cada semana una de las 7 herramientas básicas de calidad: Hoja de recogida de datos Histograma Diagrama de Pareto Diagrama de Ishikawa Diagramas de dispersión Gráficas de control Análisis de Estratificación Que no se asuste nadie que aunque parece muy para “eruditos”, nos lo vamos a aprender todos, e incluso aprovecharemos para resolver algunos grandes enigmas de la civilización moderna, como por ejemplo: ¿una metedura de pata contada mil veces ha sucedido mil veces?, ¿por qué si a ti te gusta llegar pronto, tu pareja hace que siempre llegues tarde?, ¿por qué...

De ellos aprendí… Lean (y no te imaginas de quién).

Si quieres ir por la vida profesional y personal siendo Lean, esto es, poniendo más esfuerzo en lo importante y eliminado lo que no aporta, tal vez no necesites (de momento) volverte loco leyendo libros de gurús japoneses o de expertos dando consejos sobre cómo implantar Lean. De momento para empezar, e incluso para andar un buen trozo del camino, con dar una vuelta por las películas infantiles de los últimos años sea suficiente. David Rees lo ha hecho en forma de canción “De ellos aprendí” y la mayoría de las frases nos suenan a Lean (es lo que tiene estar obsesionado con algo 😊). No te pierdas la canción de David, es fantástica: Nos ha resultado muy difícil hacer una selección de las mejores frases, pero con estas en la mochila tenemos munición para una buena temporada (y si además las recuerdas con la melodía de la canción, ya ni te cuento!!!): Elimina de tu vida si elimina tu sonrisa. Cada día de lluvia tiene su arcoíris. El camino correcto no es el más fácil. Busca lo más vital. Tu identidad es tu posesión más valiosa, protégela a toda costa. Recuerda siempre quién eres y ya está. Pero la mejor de todas indiscutiblemente es la que Dori le dice a Nemo: “sigue nadando, sigue nadando…”. Implantar Lean no es un camino recto, se parece más a un pasito adelante, dos atrás, tres adelante, ahora todo parado, uno a la izquierda, otro atrás, dos adelante, ahora a correr a toda pastilla, ufff … bueno, como la vida misma. Y ante eso lo más importante, además de tener claro qué...

MoSCoW, aclarando mentes aturulladas.

La semana pasada hablábamos San Valeantín en nuestra entrada Cómo seguir enamorado después de 20 años y la semana que viene celebraremos, como todos los años, San Leandro, ese santo que los Osenseis hemos autoproclamado patrón de Lean. Así que entre santo y santo vamos a poner un poco de orden mental a toda esa cantidad de cosas que tenemos que hacer. Lean nos habla continuamente de eliminar lo que no aporta (muda) y nos focaliza en lo que realmente tiene valor, pero no todo es igual de importante y necesario. No sé a vosotros, pero a mí me cuesta horrores priorizar y no te digo nada tener una visión compartida, eso es casi misión imposible. Hace un par de semanas en Por mí… como si se acaba ya el año os contábamos cómo las metodologías ágiles tienen muchos puntos de conexión con Lean y que de hecho se considera que “Ágil” forma parte del universo Lean. Una de las herramientas o técnicas ágiles que he incorporado a mi mochila “de ir por la vida” es la técnica MoSCoW. Así, con este nombre tan chulo, nos ayuda a clasificar las tareas, actividades, requisitos o simplemente cosas que tenemos que hacer en nuestra vida profesional y/o personal: M– Must. Identifica los imprescindibles. Si o si hay que hacerlo, con la ayuda de o a pesar de, pero esto es obligatorio hacerlo. Un imprescindible de nuestra vida cotidiana: tener algo que comer en la nevera. S– Should. Es importante pero no obligatorio. Por ejemplo, poner la lavadora. Si no la pongo sigo teniendo ropa en el armario, pero no tentemos demasiado...

Por mí… como si se acaba ya el año.

Ya estamos en febrero y todavía no me había estrenado en el blog de Osenseis en lo que llevamos de año. Nuestra genial Marta Jorge nos sigue poniendo las pilas el último martes de cada mes desde “El recetario de Marta” y el resto de los martes los dedicamos a recordar la serie Botiq-lean o como nos gusta decir desde Osenseis: el Botiquín de Primeros Auxilios Lean. Una serie imprescindible en vuestro cajón de recursos Lean y una de las preferidas de Osenseis. Pues sí, por mí como si se acaba ya el año. Normalmente enero es uno de esos meses que pasan sin pena ni gloria, intentando quitarnos de encima esos kilos de más de las navidades, perdonándonos por las promesas que sabemos que no cumpliremos a lo largo del año y reorganizando a duras penas la economía doméstica. En mi caso me han pasado taaaaaantas cosas buenas en este primer mes del 2019, que podría acabarse el año ya y hubiese merecido la pena. Como no, algunas de estas cosas tienen sabor a Lean y queremos compartirlas: Certificación ACP del Project Management Institute -PMI- Para aquellos que estéis familiarizados con las metodologías de Dirección de Proyectos sabéis que la certificación ACP avala el conocimiento en prácticas ágiles para gestionar proyectos. Estas metodologías ágiles tienen muchos puntos de conexión con Lean y de hecho se considera que “Ágil” forma parte del universo Lean. A lo largo de este año intentaremos acercaros más a este mundo de gestionar proyectos con enfoque lean después de haber superado con éxito esta certificación 😊. ASCO QUALITY TRAINING PROGRAM, organizado por Fundación ECO...

El #Recetario de Marta: EL DÍA QUE ENCONTRÉ UN ESTÁNDAR.

Soy muy pero que muy fan de las tortitas o pancakes. En este post ya hablé un poco de ellas. La verdad es que estoy muy enganchada y las llevo haciendo desde hace años, sobretodo para mis desayunos del fin de semana. Desayuno algo diferente y saludable que me sienta fenomenal, salgo un poco de la rutina de mi desayuno habitual y me lo paso pipa preparándolas. Cuando algunos de mis conocidos más cercanos han visto alguna foto de mis tortitas siempre me dicen lo mismo: “Uy eso da mucho trabajo… Yo prefiero comprarlas hechas o irme a una cafetería a que me las preparen…” No es que pretenda convencer a nadie de nada, pero el tema de las tortitas me va a volver a servir en esto del Lean para hablar un poco más de lo que se entiende por un estándar y quizá de que alguien se anime a buscar sus propios estándares. Dentro de la filosofía Lean hablar de un estándar significa tener un método reproducible para hacer una determinada tarea. No hay más. Ahora bien, a todos nos gustaría encontrar un estándar IDEAL que sería aquel que nos permitiría realizar esa tarea de la forma más eficiente posible. Es utópico a la par que absurdo pensar que cuando queremos estandarizar un método de trabajo vamos a lograr a la primera ese estándar IDEAL, sobretodo si ni siquiera tenemos un estándar inicial definido. Desgraciadamente muchas veces hacemos las cosas como nos parece, de forma bastante errática tanto en nuestra vida personal como a veces también en lo laboral. En ambos casos eso supone una pérdida de...