Filosofía a largo plazo.

Durante las próximas semanas vamos a recuperar la serie que realizáramos allá por 2015 sobre los 14 principios del modelo Toyota que constituyen las herramientas técnicas de los sistemas de producción de Toyota (TPS)  y la dirección de Toyota en general. ¡Que nadie salga corriendo!, os sorprenderá la sencillez de estos principios que pueden aplicarse a cualquier tipo de organización, sea una fábrica, una tienda, un colegio o un hospital. Incluso a tu vida personal ¿por qué no? Para los más escépticos diremos que estos 14 principios tienen dos cosas que nos han convencido. La primera es que están impregnados del principio activo al que estamos enganchados: el Sentido Común y la segunda es que son totalmente “vintage”. Tienen más de 50 años, así que si han llegado hasta nuestros tiempos, será porque funcionan. Los 14 principios del modelo Toyota están divididos en cuatro secciones: Filosofía a largo plazo (1 principio) El proceso correcto producirá los resultados correctos (7 principios) Para añadir valor a una organización, ésta debe desarrollar a su gente y colaboradores (3 principios) Resolver continuamente la causa raíz de los problemas permitirá tener una organización del aprendizaje (3 principios) Revisemos lo que dice Toyota sobre la Filosofía a largo plazo. Principio 1: Base sus decisiones de gestión en una filosofía a largo plazo, a expensas de lo que suceda con los objetivos financieros a corto plazo. Lo que dice Toyota: Según Robert B. McCurry, ex vicepresidente ejecutivo de Toyota Motor Sales: los factores de mayor importancia para alcanzar el éxito son la paciencia, un enfoque a largo plazo en lugar de los resultados a corto plazo,...

7 trucos para tu frigolean (2ª parte)

En nuestra anterior entrega de la serie Frigolean hacíamos referencia a los Siete trucos para elaborar una lista de la compra que nos ayude a ahorrar publicado por El Diario y en el que Jordi Sabaté nos propone siete sencillos hábitos que pueden sernos muy útiles para ahorrar y evitar compras duplicadas y gastos en productos innecesarios. Tener claro cuánto nos podemos gastar al mes Colocar los productos por orden de importancia Hacer inventario de existencias Marcar qué productos son urgentes Crear partidas presupuestarias para cada tipo de producto Esbozar los menús de la semana Una vez en la tienda, marcar qué productos están de oferta. El reto que os planteábamos desde Osenseis es ordenar los 7 trucos anteriores en función de la propuesta que consideres más Lean a la menos Lean. Nosotros lo hemos hecho y es bastante más difícil de lo que parece. Después de darle muchas vueltas, lo vemos así: 1. Esbozar los menús de la semana En el top hemos elegido esbozar los menús de la semana, pero no haciéndolo de cualquier manera, sino utilizando nuestro particular tablero kanban versión Frigolean para diseñar los menús en función de los alimentos que nos interesa consumir prioritariamente para minimizar el desperdicio. 2. Marcar qué productos son urgentes Estrategias de gestión visual, comopor ejemplo marcar en rojo los productos cuya compra es urgente, puede ayudarnos a priorizar y a gestionar mejor nuestro tiempo. De esta forma compramos rápidamente lo que necesitamos de forma inmediata y cuando dispongamos de más tiempo ya haremos una compra más planificada comparando calidades y precios. 3. Colocar los productos por orden de importancia Es...

Gestión Visual. Pequeños cambios, grandes mejoras.

Entramos en la recta final de nuestra serie dedicada a divulgar el botiquín de primeros auxilios Lean (Botiq-Lean para los amigos) que ACIS, la Agencia del Conocimiento en Salud de Galicia, comparte a través de su canal de youtube P2P Investigación e Innovación y que cuenta con los geniales monigotes de Mónica López. Repasemos los contenidos del Botiq-Lean que hemos visto hasta ahora: 1.- Qué es Lean 2.- Las dos caras de Lean 3.- Los principios de Taiichi Ohno 4.- Los 5 principios Lean 5.- El 6 principio 6.- Muda, Muri, Mura 7.- Tipos de Muda 8.- 14 principios de Gestión de Toyota 9.- Lean y Seis Sigma 10.- Cómo implantar Lean 11.- Genchi genbutsu 12.- 5 Por qué 13.- Estandarización 14.- Shojinka 15.- 5S   Lo más complicado es hacer las cosas sencillas y precisamente esa es una de las obsesiones de Lean, simplificar, simplificar, simplificar… para eliminar todo aquello que no es necesario (mudas en el particular argot Lean) y sobre todo para que equivocarse no sea una tarea fácil. ¿Quieres conocer más sobre la gestión visual en menos de un minuto? Los más radicales de Lean dirían que la gestión visual es el “sancta sanctorum” y no seremos nosotros los que les quitemos la razón. Los pasos de cebra nos indican por dónde cruzar la calle, y los semáforos en qué momento debemos hacerlo. Los números del interior del ascensor nos dan información acerca de la planta a la que nos aproximamos. El panel del coche nos permite conocer, con un simple vistazo, si el vehículo funciona correctamente. Las luces de la ambulancia nos indican la...

Tranquilo gerente, sólo sabes el 4% de los problemas.

Lean Vlog Magazine nos lo cuenta en su entrada The Iceberg of Ignorance. Según el estudio que hizo Yoshida en 1989: 4% de los problemas son conocidos por la alta dirección 9% de los problemas son conocidos por los jefes 74% de los problemas son conocidos por los supervisores 100% de los problemas son conocidos por los trabajadores Este estudio demostró que este desconocimiento puede suponer hasta un 40% menos de beneficio para la empresa. ¿Esto quiere decir que si una empresa quisiera ganar más dinero tan sólo tendría que hablar con sus trabajadores para que les cuenten sus problemas relacionados con los procesos, productos, servicios, clientes… y focalizarse en resolverlos? ¿Esto quiere decir que si una organización, por ejemplo un hospital o un centro educativo,  quisiera ser más eficiente en la gestión de sus recursos tan sólo tendría que hablar con las personas “que están al pie del cañón” (en el gemba que diría la jerga lean) sobre sus problemas relacionados con los procesos, productos, servicios, clientes… y focalizarse en resolverlos? ¡Si Taiichi Ohno levantase la cabeza! Hace más 70 años que dijo que esto consiste en la mejora continua y la implicación de las personas, aunque parece que alguno a estas alturas todavía no tiene claro lo que hay que hacer. Consejo Lean: Si el 4% de los problemas son conocidos por la alta dirección y el 100% por los trabajadores, ¿con quién habría que hablar? Click To Tweet Dra. Ing. Isabel Muñoz Machín Lean, Logistica, Gestión Sanitaria y Dirección de Proyectos. CEO Osenseis. Si te gustan nuestros contenidos, no olvides suscribirte a nuestro RSS Feed diario y/o a...

Kanbaniza tu FrigoLean (2ª parte).

En la anterior entrada de la serie FrigoLean rebuscamos en nuestra particular caja de herramientas Lean y encontramos algo que creemos puede ayudarnos a gestionar mejor nuestro frigo: el tablero kanban. ¿Recordamos en qué consiste? Kanban es una palabra japonesa (qué raro ;-)) que puede traducirse como tarjeta. Cada tarjeta contiene una tarea que hay que realizar, un producto que hay que comprar o un plato del menú semanal, ¡puedes personalizar tu tablero como quieras! Una opción sencilla y económica es utilizar las típicas notas adhesivas, empleando por ejemplo colores diferentes en función de la criticidad de la tarea o para identificar de forma visual la persona que debe realizarla. Hasta aquí perfecto, ya tenemos las tarjetas, ahora sólo queda hacer que se muevan. El típico tablero kanban contiene sólo tres columnas: pendiente, en ejecución y  hecho, pero puedes adaptarlo a tus necesidades, creando tantas columnas como sean necesarias, por ejemplo: comprar, cocinar, comer (congelar), etc. Todas las tarjetas se colocan en la parte izquierda y se van desplazando por las columnas, hacía la derecha, según vamos ejecutando las tareas. De esta forma, cualquier persona que vea el tablero conoce el estado en el que se encuentran cada una de las tareas. A continuación os mostramos nuestro tablero kanban y cómo lo hemos construido: 1.- En primer lugar hemos elegido tres categorías: comprar, cocinar y zampar (comer). 2.- Hemos revisado lo que tenemos en el frigorífico o congelador ya listo para comer y lo hemos distribuido a lo largo de los días de la semana en la categoría zampar. Esto nos obligará a consumirlo en primer lugar (recordad que el exceso de inventario es...