Hágase la luz… y se hizo en forma de Lean.

Hay momentos en los que nos parece que nunca vamos a ver la luz al final del túnel y cuando empiezas a cuestionarte si no sería mejor dar la vuelta, o cambiar de túnel, o abandonar, o hacer explotar el túnel, o … Entonces, la luz llega. A los Osenseis nos ha llegado un “chute” de luz, y efectivamente estábamos en el camino correcto. Siempre hemos reconocido que sentimos debilidad por Mañez al que admiramos como persona, como directivo y como gurú de la blogosfera sanitaria. Así que vernos en Salud con Cosas formado parte del Resumen Circular de la Blogosfera del 30 de octubre es todo un honor y un placer. Y si además es para hacerse eco de la nueva sección El recetario de Marta, que nos regala Marta Jorge, ni te cuento: Interesante post en Osenseis sobre las esperas, la metología Lean y el rediseño de procesos con ejemplos y recetas prácticas para aplicar mañana mismo. Lo firma la oftalmóloga Marta Jorge y además inaugura su propia sección El recetario de Marta. El recetario de Marta llega el último martes de cada mes, así que anótalo en tu agenda. Pero esto no el único que ha dicho Mañez recientemente sobre Lean que nos ha iluminado. En su Domingo de impaciencia número 7 del 23 de octubre se hacía eco de un artículo de Sintetia firmado por Gian LLusi Ribechini titulado ¿Quién mató al kaizen español? en el que hace un excelente repaso histórico de cómo las semillas del “árbol del kaizen” llegaron a España a principios de los años 60 del siglo pasado, pero lamentablemente no arraigaron como...

Líder es a Lean, como yema es a huevo.

¡Tal cual! Del mismo modo que ya me contarás cómo se unta un huevo frito si no tiene yema, a ver cómo se implanta esto del Lean si no tenemos un líder, sensei, entusiasta o como lo quieras llamar, que difunda, adoctrine y guíe a la organización por la senda de Lean. Uno de nuestros directivos-líderes favoritos es Miguel Ángel Mañez, así que hemos recurrido a su blog Salud con Cosas buscando luz sobre este tema y en una de sus últimas entradas nos cuenta que hace un mes la revista Harvard Business Review publicó un artículo titulado “The Most Important Leadership Competencies, According to Leaders Around the World” que presentaba las competencias más importantes para el liderazgo según una encuesta a 195 líderes globales. Mañez nos lo cuenta así y no nos atrevemos a añadir ni una sola palabra: – Lo primero son los valores, concretamente los estándares de ética. (…) los líderes deben actuar con justicia, sin engaños y generando un entorno de confianza. (…) – La comunicación es básica: saber compartir objetivos con el equipo, transmitir adecuadamente los objetivos y las estrategias, buscar caminos comunes. Y todo se consigue con la escucha, la participación y la humildad. (…) – Flexibilidad para cambiar de opinión. Ser el líder o el jefe o estar en la cúspide de la jerarquía no implica que las decisiones que tomas son las mejores y no tienen ningún margen de error. Hay que aprender a revisar todas las decisiones y opiniones, tener en cuenta que las decisiones del líder nunca son definitivas y que muchas veces hay que enriquecerlas con la opinión...

Cinco razones, una reflexión y algo más…

Pasada la resaca de la festividad de San Leandro queremos dar carpetazo (de momento) a esta celebración con cinco razones, una reflexión y algo más… Las cinco razones para celebrar #sanLEANdro nos las trae nuestro CTO, Iñaki González, desde su blog de SobreviviRRHHé!: 1. Porque es fácil: bastante complicada es la vida como para encima complicárnosla nosotros más. 2. Porque es puro sentido común, sin vueltas de tuerca, directo al meollo del asunto. 3. Porque nos ayuda a resolver problemas sencillos de gestión y sus efectos no dejan resaca. 4. Porque puedes aplicarlo a cualquier campo que se te ocurra: RRHH, logística, liderazgo, sanidad,mantenimiento, vídeos de salud… por poder, puedes hasta aplicarlo en el colegio, tal y como nos cuenta una profe de primaria enamorada de Lean gracias a Osenseis. 5. Porque es divertido y provoca sonrisas, sin dejarnos de regalarnos consejos para nuestra vida diaria. Una reflexión imprescindible sobre Lean es la que Miguel Angel Máñez, desde Salud con Cosas, nos hace: Hace unos meses, la revista BMJ Quality Safety publicó un artículo con un título contundente: “Why Lean doesn’t work for everyone“. Los autores señalan que gracias a la popularidad de la metodología Lean cada vez se usan más sus herramientas, pero si se quiere mejorar la asistencia sanitaria o un área completa de un centro sanitario es necesaria una transformación completa. Y en esa transformación, herramientas son solo una parte pero falta la filosofía de gestión, es decir, la otra cara de la moneda. (…) Entonces, ¿qué podemos hacer? Lo primero es involucrar a todos, incluyendo por supuesto a los jefes, los políticos y los líderes,...

Lean no funciona.

!Madre mía, lo que nos faltaba por leer! Nosotros pesados con difundir Lean y resulta que la revista Quality Safety acaba de publicar un artículo denominado “Why Lean doesn´t work for everyone?” que nosotros traducimos como: ¿Por qué Lean no funciona para todo el mundo?, escrito nada más y nada menos que por el Hospital Virginia Mason de Estados Unidos, buque insignia de Lean en Sanidad. La reflexión que hace Virginia Mason, después de diez años aplicando Lean, es que los principios Lean pueden proporcionar una hoja de ruta para el cambio que las organizaciones sanitarias requieren. ¿Por qué entonces Lean no funciona para todo el mundo?, según ellos porque mejoras puntuales derivadas del uso de las herramientas Lean, aplicándolas de forma aislada en algunas áreas, no es suficiente. La verdadera transformación Lean se fundamenta en entender que: Lean es el sistema de gestión de la organización. No hay diferencia entre hacer el trabajo y mejorarlo. Todas las actividades están orientadas hacia la mejora continua. Lean es una cultura institucional. Existe una visión compartida de que añadir valor para el cliente es el centro de todas las actividades. El cambio cultural cuesta y exige compromiso constante de los líderes. Lean es liderazgo. Sin la implicación y el empuje de los directivos y mandos intermedios, Lean no podrá ser ni un sistema de gestión, ni una cultura dentro de la organización. Si tu organización (del tipo que sea) es Lean, ¡enhorabuena, a disfrutarlo!, pero si no sabe, no puede, no quiere o no es el momento, tú si puedes hacer que tu trabajo y tu vida personal sea Lean. Desde Osenseis...

En tiempos de cambio.

Comenzamos la nueva temporada de Osenseis, y queríamos hacerlo de una manera especial, con un invitado de lujo, uno de los máximos exponentes de la blogosfera sanitaria. El post de hoy trae la firma y el estilo inconfundible de Miguel Ángel Mañez, Director Económico en Departamento de Salud de Elda (Alicante) y autor del blog Salud con Cosas. — En tiempos de cambio, las organizaciones deben aprender a abrir la puerta y no aislarse. Un entorno ágil, con nuevas (y mejores) formas de hacer las cosas, con nuevas necesidades (adaptadas a la realidad) y con un problema: que nadie es consciente de los problemas de seguir igual. ¿Y qué pinta un post sobre cambio en un blog sobre Lean? Pues casi lo mismo que un post escrito por alguien que no trabaja con Lean en un blog como éste. Lo segundo no tiene sentido, cierto. Pero lo primero sí, porque incluso para cambiar hace falta una metodología, y Lean aporta dos elementos cruciales: un método y un objetivo (resolver problemas). ¿Todo cambia? Pues sí, irremediablemente. No podemos evitarlo y en ocasiones gastamos más tiempo en saber el origen del cambio que en aprovechar esa nueva forma de hacer las cosas. “everybody’s changing And I don’t know why” ¿Y si esa nueva metodología no me atrae? Ojalá fuera todo tan fácil. Miles de iniciativas de mejora fracasan estrepitosamente por múltiples motivos. Es importante no desfallecer y rodearse de gente entusiasta (pero crítica), motivada (pero creativa). Y si alguien no entiende de que hablamos, habrá que pasar de las palabras a los hechos. “everybody’s changing And I don’t feel the same” ¿Es cómodo...