Atravesando el polo Sur.

Intentando reconciliarnos con el aprendizaje del inglés, hemos encontrado esta entrada de ZigSpace  que nos ha sorprendido gratamente por su forma de motivar al alumno. Nos hablan de Albert Bosch, apasionado de la emprendeduría y del deporte en general que ha coronado varios ochomiles y ha atravesado el Polo Sur: Albert es un auténtico emprendedor que transmite energía, pensamiento positivo y mucha confianza porque no es un gurú que explica teorías, sino que comparte sus experiencias y lo que ha aprendido de ellas. Demuestra su espíritu aventurero sin grandiosidad, y en vez de contarnos qué hace nos explica, por qué lo hace: compite consigo mismo para abrigar su mundo interior, para ser mejor persona y para disfrutar de lo que le apasiona. Siempre está motivado para enfrentarse a cada uno los retos, o como diría él, tiene importantes motivos para llevarlos adelante (…) 1. No obsesionarse. Si nos obsesionamos con alcanzar el objetivo, si no lo relativizamos, corremos el riesgo de tirar la toalla, porque la mente lo ve inalcanzable y buscamos razones para abandonar. Albert nos aconseja trocear el objetivo, marcarnos etapas y premiarnos a la llegada de cada “sub-meta”. Así lo hizo él atravesando el Polo Sur en solitario: en vez de pensar en todos los días que quedaban para llegar, se concentraba en los cuatro siguientes días y así sucesivamente. 2. Tener pasión. Entusiasmarnos por lo que hacemos es un componente vital para poner en práctica los proyectos que primero estuvieron en papel o en nuestra mente. La pasión nos hace sortear los obstáculos que surgen en todos los caminos que emprendemos y nos ayuda a comprometernos con nosotros mismos...

Cualquiera puede tener éxito.

¡Casi nada lo que asegura Harada que se puede conseguir aplicando su método! Recientemente hablábamos del Método Harada y su “gestión del día a día” y nos comprometíamos a daros más información. Rafael Lucero nos cuenta que el método Harada no es física cuántica, ni algo especialmente complejo, pero que tiene, según su perspectiva, varias claves que aseguran (o casi) el éxito en su aplicación: 1. Método definido y probado con éxito 2. Cada persona fija sus propios objetivos, no los jefes ni directores (¡bien!). 3. Para fijar ese objetivo se entra profundamente en el propósito que nos lleva a conseguir ese objetivo. Objetivos que sean buenos para nosotros mismos y para la sociedad, familia… De esta manera se asegura que cada persona “pelea” por aquello en lo que cree. 4. Cada persona elige las acciones que tiene que realizar para conseguir ese objetivo, agrupado en diferentes áreas (donde Familia, Salud y otras áreas son de obligada definición). 5. Dentro del proceso de cambio, se definen rutinas diarias, semanales… que van a hacer que todos los días recuerdes tu objetivo. Echale un vistazo a este video. Hasta los marcianitos parece que se han tomado en serio eso de que cualquiera puede tener éxito. Y vaya si se empeñan en ello… Recuerda que Adum trae en enero del 2014 a España a Takashi Harada y Norman Bodek para que nos cuenten en persona el método Harada y su “gestión del día a día”. Puedes consultar toda la información sobre esta jornada en la página web de Adum (www.adumconsulting.com) Consejo Osenseis by Takashi Harada: Cuando la gente elige objetivos fuertes, con propósitos...

El padrino.

Efectivamente, Lean tiene un padrino y en este caso puede considerarse que es Norman Bodek. Norman ha tenido durante su vida el enorme privilegio de haber conocido a los más grandes gurús de la industria japonesa y americana, como Ohno, Shingeo Shingo, Jurán, Deming, Crosby, Ishikawa y un sinfín más. Ha publicado más de 100 libros sobre estilos de gestión japoneses y a sus 80 años todavía enseña sobre estos temas en la Portland State University. Norman Bodek, estudiando con el señor Nakamura, profesor del JMA (Japan Management Association) las mejores técnicas de gestión aplicadas en las mejores empresas japonesas se encontró casualmente con “el método Harada”, del que nunca antes había oído ni una palabra. De acuerdo con el JMA, el sistema de gestión del Día a Día de Takashi Harada era “el mejor concepto del mundo en la gestión del día a día”. Dicen en el JMA que es la mejor técnica para los directores y managers para desarrollar a sus empleados y crear una nueva cultura en la compañía. Harada había encontrado una nueva manera de inspirar a las personas para que ellos sean los que lleguen a alcanzar su máximo potencial. Tras este casual descubrimiento, contactó con Harada para conocer en más en detalle su método y decidieron escribir un libro (“The Harada Method – The Spirit of Self Reliance”) y fomentar el conocimiento y uso del método Harada en occidente. ¿A qué apetece saber más? Por nuestra parte nos comprometemos a contaros (en breve) con más detalle en qué consiste esto del método Harada y su “gestión del día a día”. Mientras tanto, dos...

Los Rafa’s.

Rafa Nadal acaba de recuperar el número uno del ránking ATP tras derrotar a Tomas Berdych en las semifinales del China Open 2013. Esto nos ha traído a la memoria un artículo de otro Rafa, en este caso, Rafael Lucero (@Rafalu0) de Adum, que reflexiona sobre el entrenamiento, clave de competitividad y productividad. ¿Y que tendrá que ver Rafa Nadal con la productividad o la competitividad? Rafa Nadal es el símbolo del esfuerzo, del entrenamiento hasta el límite… la muestra de que casi cualquiera (¡aunque desde luego no es un cualquiera!) puede hacer todo aquello que se proponga. El esfuerzo debe volver a ser una clave dentro de nuestra escala de valores (al menos para aquellos que alguna vez lo perdieron! Que son muchos!). La otra parte sin duda es el método y el entrenamiento. No se preguntan la de millares de veces (¿ó seguramente millones?) que habrá practicado sus golpes… Tengo entendido que incluso ha inventado algún golpe, como el “Banana Shot”: ¿Sería usted capaz de realizar el Banana Shot? ¿Cómo lo haría? ¿Bastaría con mostrarles videos de Nadal realizándolo? ¿Podría alguien que nunca ha cogido una raqueta realizar dicho golpe? SEGURAMENTE NO… O al menos no tan bien como lo ejecuta Nadal, pero si se realizara un proceso de formación y de práctica riguroso, ¿Por qué no? Acostumbro a demostrar a la gente en mis charlas y presentaciones que método + entrenamiento lo es casi todo. Para ello utilizo el ejemplo del cubo de Rubik, resolviéndolo, normalmente, entre 1 y 2 minutos. Pero les aseguro que la primera vez que lo resolví, aun contando con el método...

Gestionando el día a día con Harada.

Takashi Harada empezó siendo profesor de gimnasia en un colegio de un barrio marginal de Osaka (Japón). Este colegio no tenía tradición deportiva, y mucho menos en atletismo. Estos niños habían nacido y crecido en un entorno sin ilusión y sin ambición por nada; estaban predestinados a ser perdedores. Harada no sólo consiguió que el colegio se convirtiera en el mejor de todo Japón en actividades deportivas e incluso muchos de ellos ganaran medallas de oro, sino hizo algo mucho más importante, cambió sus vidas para siempre y les hizo ver que “Cualquiera puede tener éxito”. Si quieres conocer más sobre este método, nuestros amigos de ADUM Consulting están preparando una serie de encuentros para primeros de año en Madrid, Sevilla y Valencia con el objetivo de concienciar a las empresas de la necesidad de desarrollar a las personas para lograr una mayor implicación de las mismas en el camino de la mejora continua de la productividad. Dichos eventos contarán con la participación de Norman Bodek “el padrino de Lean (mejora continua) ” y Takashi Harada, creador del método Harada. Y hablando de que cualquiera puede tener éxito, os dejo con un vídeo que descubrí hace ya algún tiempo y que nos hace reflexionar sobre el camino del éxito. Son cinco minutos, pero terriblemente motivadores, espero que os guste: [youtube=http://www.youtube.com/watch?v=CfEOwQnd-OM&w=560&h=315] Seguiremos...