Histograma #7HBC:

Continuamos con nuestra serie dedicada a las 7 Herramientas Básicas de Calidad (HBC), en la que hoy hablaremos del Histograma. Para aquellos que no hayáis leído la entrada anterior dedicada a la Hoja de Recogida de Datos os recomendamos que le echéis un vistazo antes de seguir leyendo, porque hoy vamos a continuar hablando de nuestros amigos del gimnasio. Para explicar rápidamente y de forma sencilla qué es el Histograma podemos decir que son los mismos datos que la Hoja de Recogida de Datos pero pasados por una sesión de maquillaje y peluquería. En ambos casos los datos son los mismos, pero la apariencia no tiene nada que ver. Aquí tenemos la Hoja de Recogida de Datos en la que se detallaba el número de veces que nuestros amigos habían acudido al gimnasio a lo largo de un mes: Si construimos un Histograma su apariencia sería algo así como: Efectivamente, nuestra triste hoja con números, tiene ahora un mejor aspecto. De esta forma es mucho más intuitivo y visual ver quiénes son los que más veces han ido al gimnasio (Miguel y Susana) y los que menos (Alberto y Javier). ¡Y además parecemos la repera de listos! Veamos cómo se construye un Histograma: Material necesario: papel (mejor de cuadros) y lápiz (añade pinturas si quieres que te quede más molón). Diseño del histograma: en la parte inferior ó eje X (lo hemos marcado en rojo) se detalla sobre qué vamos a medir (en este caso el nombre de nuestros amigos). A la izquierda ó eje Y (lo hemos marcado en verde) ponemos la escala sobre la que vamos a...

Hoja de Recogida de Datos #7HBC

Comenzamos nuestra serie dedicada a las 7 Herramientas Básicas de Calidad (HBC) con la Hoja de Recogida de Datos. Antes de comenzar una advertencia: Se recomienda utilizar las 7 herramientas en el orden en el que os las vamos a explicar. ¡No comencemos la casa por el tejado! La Hoja de Recogida de Datos es una de las herramientas más valiosas y más útiles qué vais a utilizar en vuestra vida, ¡garantizado! Material necesario: papel y  lápiz. Diseño de la hoja: como quieras, cuanto más sencilla sea, más fácil resultará recoger la información. Regla estadística de conteo: aquí reside la magia de la Hoja de Recogida de Datos. Una cosa sucede una vez y se anota una vez. La misma cosa contada mil veces, NO ha sucedido mil veces (por mucho que los demás insistan en ello). Aplicación práctica: un grupo de amigos están tomando unas cervezas y hablan sobre la frecuencia con la que acuden al gimnasio: “yo no veo nunca a Mónica por allí”, “Susana es la que más acude al gimnasio”, “Miguel no falta ni un solo día”. La conversación termina con una bronca entre los amigos porque cada uno tiene sus propias conclusiones. Osenseis decide investigar este tema de tanta relevancia. Para ello acuerdan anotar en una Hoja de Recogida de Datos el nombre de la persona y el día que acude al gimnasio. Al cabo de un mes, esta es la hoja con la que los amigos vuelven a hablar del polémico tema tomándose unas cervezas: Comprobemos si las intuiciones que comentaban eran ciertas o no: “Yo no veo nunca a Mónica por allí”. Falso....

Las dos caras del Lean #BL02

Esto de las dos caras de Lean suena como si fuésemos a hablar del doctor Jekyll y el señor Hyde… como si Lean tuviese un lado oscuro, pues no. En este caso los dos lados son buenos, pero hay que conocerlos y usarlos de forma conjunta para que Lean tenga sentido. Una de nuestras formas favoritas de explicar qué es Lean es utilizar el ejemplo de la moneda. Para Osenseis, Lean es como una moneda de dos caras: Por un lado podemos describir Lean como una filosofía o cultura de gestión. Lo que en el lenguaje coloquial diríamos “una forma de ir por la vida”. Los principios que hay detrás de esa cultura los resumía de forma magistral Taiichi Ohno en los años cincuenta: la mejora continua de los procesos a partir de la implicación de las personas. En nuestra entrada anterior dedicada al Botiq-Lean señalábamos que Shigeo Shingo, otro ingeniero japonés considerado un referente, decía que los cuatro propósitos de la mejora continua es hacer las cosas (en este orden de importancia): más fáciles, mejor, más rápidas y más baratas. Bajo estas premisas Lean puede ser definido como una cultura de mejora continua, basándose en mejoras sencillas, pequeñas e incrementales realizadas por las personas desde su propio puesto de trabajo. En el otro lado tenemos la caja de herramientas Lean. Todo un conjunto de técnicas a nuestra disposición para conseguir que nuestros procesos “luzcan estupendamente”: estandarización, gestión visual, 5S, A3, poka-yoke, hoshin kanri, spaguetti chart, shojinka, jidoka, SMED, VSM, TPM… Utilizando estas técnicas de forma aislada en algunos casos, o combinadas entre sí, en otros, podemos conseguir que...

Qué es Lean #BL01

Apliquemos por un momento eso que tanto escasea como es el sentido común y que, como nos gusta decir en Osenseis, es el “principio activo” de Lean. Si tuviésemos que adelgazar unos kilos, pongamos que 10 o 15, ¿alguien se plantearía cortarse un brazo, una pierna o la cabeza?. Seguro que no. Nadie se plantea “perder” lo que es valioso o importante, sino que entendemos que lo correcto es deshacernos de lo superfluo, lo innecesario, es decir la grasa. Esa es la esencia de Lean, eliminar la grasa de los procesos, lo innecesario, lo superfluo, el desperdicio, lo que no aporta. Veamos como los monigotes de Mónica López reinterpretan que es Lean en Sanidad en los 42 segundos que dura este vídeo: Shigeo Shingo, un ingeniero japonés, considerado el precursor (entre otras técnicas) del Poka-Yoke y del SMED, dijo hace más de 50 años que los cuatro propósitos de la mejora continua es hacer las cosas (en este orden de importancia): más fáciles. Nos encanta, es nuestra fijación particular, aplicar herramientas sencillas y fáciles para mejorar, aptas para todos los públicos y que puedan emplearse en nuestro entorno personal y profesional. mejor. Suele ser una derivada de la anterior. Al hacer las cosas más fáciles, te equivocas menos y las cosas salen mejor. más rápido. Efectivamente, más rápido, pero no porque te des más prisa o “corras” más, simplemente porque al provocar que sea más fácil hacerlo bien, no se cometen tantos errores, ni se pierde el tiempo en actividades innecesarias y por tanto se termina la tarea antes. más barato. La traducción en dinero de todo lo anterior...

Herramientas de mejora continua: las 9S.

Para aquellos a los que las 5S de toda la vida les sepa a poco, hoy os traemos la propuesta de Actualidad Empresa que en su entrada Las “4+5=9s“: Herramientas de Mejora Continua nos proponen 4S adicionales a las 5 tradicionales que ya conocemos. ¿Las repasamos? SEIRI. ORGANIZACIÓN.- “Cuando menos es más”. SEITON. ORDEN.- “Un lugar para cada cosa y cada cosa en su lugar “. SEISO. LIMPIEZA.- “Los trabajadores se merecen el mejor ambiente y entorno”. SEIKETSU. CONTROL VISUAL.- “Todos queremos calidad de vida en el trabajo”. SHITSUKE. DISCIPLINA.- “Orden, rutina y perfeccionamiento constantes”.   Actualidad Empresa nos habla de 4S extras que tratan de involucrar aun más a las personas: SHIKARI. CONSTANCIA.- Es la capacidad de una persona para mantenerse firmemente en una línea de acción. La constancia en una actividad, requiere una mente positiva para el desarrollo de hábitos y luchar por alcanzar un objetivo. SHITSUKOKU. COMPROMISO.- Es cumplir con lo pactado. Algunas personas logran ser disciplinadas y constantes (5ª S y 6ª S). Sin embargo, es posible que las personas no estén totalmente comprometidas con la tarea. Shitsukoku significa perseverancia para el logro de algo, pero esa perseverancia nace del convencimiento y entendimiento de que el fin buscado es necesario, útil y urgente para la persona y para toda la sociedad. SEISHOO. COORDINACIÓN.- Para lograr un ambiente de trabajo de calidad se requiere unidad de propósito, armonía en el ritmo y en los tiempos. Esta S tiene que ver con la capacidad de realizar un trabajo con método y teniendo en cuenta a las demás personas que integran el equipo de trabajo. SEIDO. SINCRONIZACIÓN.- Para mantener el ritmo en el trabajo debe existir un plan de...