El #Recetario de Marta: DESPERDICIANDO EL TALENTO.

En unos días estaré en las Jornadas Anuales de Celadores en Almansa hablando de Lean. Mientras preparaba mi presentación, reflexionaba sobre el escaso margen de maniobra que tenemos a veces dentro del lugar de trabajo para poner en práctica todo lo que el Lean podría llegar a aportarnos, a la vez que pensaba en cuánto podemos llegar a desaprovechar nuestro talento y el de los demás.

Además de los 7 tipos de desperdicio reconocidos dentro del Lean existe uno más, que no aparece en todos los libros que hablan de la metodología, pues para algunos sigue sin estar reconocido como un tipo más. En este post hoy me posiciono como adepta y defensora de la existencia de ese otro desperdicio real además de ciertamente lamentable: el desperdicio del talento de un profesional. No sé cuánt@s de vosotros habéis trabajado con profesionales que ocupaban un cargo inferior a su categoría profesional real. Desgraciadamente yo he conocido a varios, que para colmo tenían una nómina correspondiente a la categoría profesional superior. Más allá del coste absurdo que supone a la empresa pagar un sueldo por encima de lo que se supone te correspondería, no hay como tener a un profesional haciendo un trabajo de una categoría inferior que por encima de todo es lo menos motivador que uno puede llegar a imaginarse.

Por otro lado, en Lean se insiste en la importancia de la polivalencia de los trabajadores, y el motivo no es otro que el de poder trabajar en un sistema flexible, capaz de hacer frente a las necesidades que marca la demanda, la NUEVA demanda. Es una realidad más que obvia que el perfil de paciente de hoy dista bastante del que atendíamos hace 40 años. La vida pasa, el tiempo también y la sociedad evoluciona. Las redes sociales e internet en particular han revolucionado el tipo de consulta médica de hoy en día, de forma que hay pacientes que entran por la puerta del consultorio con un supuesto diagnóstico que ellos mismos han construido rebuscando en Internet. Si tenemos que adaptarnos a esta nueva era, al paciente actual, la flexibilidad del sistema debe ser directamente proporcional a la versatilidad del trabajador que incorporamos al mismo. Me encojo de hombros al ver como – rodeada de grandes profesionales con un potencial francamente multitarea- algunos se dedican a realizar tareas rutinarias un día tras otro sin aliciente alguno más allá de una nómina. Esos profesionales existen, hay muchos, y no utilizar todo su potencial es desperdicio, se mire como se mire es desperdicio del grande.

Dicho lo anterior, hay mucho trabajo por hacer en el ámbito de los procesos de selección. Más allá de la formación – que importa y MUCHO- la actitud y la capacidad para adaptarse a situaciones diversas (y adversas) importa. Mi receta para hoy: “Si nos esforzamos eligiendo bien el talento, hagámoslo, pero hagámoslo bien y no lo desaprovechemos después.”


NOTA del Equipo Osenseis: recientemente ha sido el cumpleaños de nuestra querida Marta, así que vaya desde aquí nuestra felicitación, de parte de todo el equipo de Osenseis, y que queremos hacer extensible a todos los que leéis con interés su sección mensual: El recetario de Marta.

Muchísimas felicidadeeeeeeees, Marta!


Dra. Marta Jorge Vispo.

Médico Oftalmólogo – Especialista en metodología Lean.

Si te gustan nuestros contenidos, no olvides suscribirte a nuestro RSS Feed diario y/o a nuestra newsletter mensual.
El #Recetario de Marta: LA PERSPECTIVA IMPORTA…Y MUCHO.

Nunca comentar en Osenseis fue tan fácil:

Loading Facebook Comments ...

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.