¿Perseverar o pivotar?

perseverar o pivotarA nosotros nos va más eso de perseverar, de ser tercos como una mula, y no parar hasta conseguir nuestro objetivo: “el que la sigue, la consigue”, pero este domingo leíamos en la edición en papel del periódico El Mundo (sección Emprendedores & Empleo) un par de artículos titulados “Encuentra el éxito de las manos de tus clientes”, “Keepunto, o el talento de pivotar” con algunas reflexiones interesantes:

Lean Startup permite lanzar rápido tu idea en el mercado y tener margen de cambio si el producto no se ajusta a las exigencias de tu público.

Lean Startup es una filosofía que propone la interacción de los productos nuevos en el mercado, medir su aceptación, cambiar lo que no nos gusta y aprender. Es decir, hacer realidad su máxima “lanza rápido y si has de fracasar, fracasa rápido y barato” (…)

“Los mejores emprendedores no son los que tienen mejores ideas sino los que las ejecutan del mejor modo posible”. Tener un proyecto revolucionario que no acepta el mercado no tiene sentido, lo mejor es testear tu producto para evitar desagradables sorpresas (…)

A Raúl de la Cruz-Linacero, CEO y fundador de Keepunto, no le tiembla el pulso cuando tiene que dar un giro a su idea de negocio porque el mercado así lo exige. Ha sabido moverse y pivotar para encontrar el hueco idóneo para su empresa, un prebanco que, sin embargo, nació como una entidad financiera dirigida para niños. “Nos topamos con la regulación y un mercado que no nos permitía poner en marcha este proyecto”, admite de la Cruz-Linacero, “así que nos convertimos en el primer prebanco del mundo y nos quedamos con un nicho de mercado hasta ese momento inexistente”.

Tenemos que reconocer que eso de pivotar nos gusta (nuestra definición POPLEAN de pivotar sería algo así como cambiar la estrategia sin cambiar la esencia).

¿Acaso Lean no está focalizado en aportar valor al cliente?

Si el cliente no está interesado en tu producto, idea o proyecto, ¿qué sentido tiene perseverar? ¿No es más sensato reorientarse (pivotar) y ajustar el rumbo?

Lo que nos han dicho toda la vida, ¡vamos!, que corregir es de sabios.

Consejo lean:

El valiente retrocede un paso para verificar su error y sigue adelante, el cobarde retrocede un paso ve su error y huye (anónimo).

Dra. Ing. Isabel Muñoz Machín

Socio & Chief Executive Officer (CEO) de Osenseis.

Si te gustan nuestros contenidos, no olvides suscribirte a nuestro RSS Feed diario y/o a nuestra newsletter mensual.
¿Por qué?, ¿por qué?, ¿por qué?...
Cinco razones, una reflexión y algo más…