Una niña tenía dos manzanas o cómo “comprender” las situaciones

dos manzanasUna niña tenía dos manzanas en su mano. Su mamá se le acercó y le preguntó si le daría una de ellas.

La niña rápidamente mordió una y luego la otra. La mamá sintió como se le congeló la sonrisa y trató de no mostrar su decepción.

Pero la niña le sonríe, le pasa una de las manzanas y le dice: Toma mamita, esta es la más dulce. 

Esta pequeña historia, que circula por las redes sociales, nos ha recordado uno de los 14 principios de gestión de Toyota que dice:


Vaya a verlo por sí mismo para comprender a fondo la situación


Normalmente asumimos que “con ir a verlo” “por uno mismo” es más que suficiente. De hecho es un gran avance que nos mojemos, bajemos al “tajo” (o gemba en japonés), y veamos las cosas o situaciones por nosotros mismos en lugar de dar por bueno “lo que me han dicho, que le han dicho, que dice no sé quién…”.

Pero como apuntan nuestros gurús Cruz y Raya, ir pa’ ná… Y eso es exactamente lo que hacemos si aunque vayamos, no comprendemos lo que está sucediendo. “Comprender” implica, entre otras cosas, tener paciencia, no precipitarse, llegar hasta el final, ver el desenlace y por qué sucede así.

Si la madre hubiese dado por comprendida la situación inmediatamente después de ver a su hija morder la segunda manzana, el desenlace hubiese sido otro radicalmente diferente (y bastante más dramático), ¿a que sí?

Consejo lean:

No tomes decisiones sin comprender la situación. Y “comprender” implica mirar, escuchar, tener paciencia, llegar hasta el final, ver el desenlace y por qué sucede así.

Dra. Ing. Isabel Muñoz Machín

Socio & Chief Executive Officer (CEO) de Osenseis.

Si te gustan nuestros contenidos, no olvides suscribirte a nuestro RSS Feed diario y/o a nuestra newsletter mensual.
Tienes permiso para no ser Lean en Navidad
El frigo Lean es más sano.