MoSCoW, aclarando mentes aturulladas.

La semana pasada hablábamos San Valeantín en nuestra entrada Cómo seguir enamorado después de 20 años y la semana que viene celebraremos, como todos los años, San Leandro, ese santo que los Osenseis hemos autoproclamado patrón de Lean. Así que entre santo y santo vamos a poner un poco de orden mental a toda esa cantidad de cosas que tenemos que hacer.

Lean nos habla continuamente de eliminar lo que no aporta (muda) y nos focaliza en lo que realmente tiene valor, pero no todo es igual de importante y necesario. No sé a vosotros, pero a mí me cuesta horrores priorizar y no te digo nada tener una visión compartida, eso es casi misión imposible. Hace un par de semanas en Por mí… como si se acaba ya el año os contábamos cómo las metodologías ágiles tienen muchos puntos de conexión con Lean y que de hecho se considera que “Ágil” forma parte del universo Lean. Una de las herramientas o técnicas ágiles que he incorporado a mi mochila “de ir por la vida” es la técnica MoSCoW. Así, con este nombre tan chulo, nos ayuda a clasificar las tareas, actividades, requisitos o simplemente cosas que tenemos que hacer en nuestra vida profesional y/o personal:

M– Must. Identifica los imprescindibles. Si o si hay que hacerlo, con la ayuda de o a pesar de, pero esto es obligatorio hacerlo. Un imprescindible de nuestra vida cotidiana: tener algo que comer en la nevera.

S– Should. Es importante pero no obligatorio. Por ejemplo, poner la lavadora. Si no la pongo sigo teniendo ropa en el armario, pero no tentemos demasiado a la suerte 😊.

C– Could. Estaría bien hacerlo, sería la guinda del pastel. Una cervecita fresca después de un duro día de trabajo es un “could” bastante apetecible.

W– Won´t. En mi pueblo se traduciría como “pues va a ser que no”. De momento no se va a hacer y mucho tiene que cambiar la cosa para que le podamos dedicar tiempo y recursos. Ahí cae hacer sushi casero tan sólo porque ayer vi un reportaje en la tele que me fascinó.

Lo realmente complicado del MoSCoW es que lo que realmente nos apetece hacer tanto en casa como en el trabajo es exactamente inverso a su importancia y necesidad. Es decir, llenamos nuestro tiempo con won´t (pues va a ser que no) y could (la guinda del pastel), y cuando llegamos a los should (importante) y must (imprescindible) estamos desfondados, así que reorganiza tu mente, pon tus tareas en el sitio adecuado, hazte tu propio MoSCoW y a funcionar…

Consejo Lean: Prioriza tus tareas usando un MoSCoW: Must, Should, Could, Won´t.
Dra. Ing. Isabel Muñoz Machín

Lean, Logistica, Gestión Sanitaria y Dirección de Proyectos. CEO Osenseis.

Si te gustan nuestros contenidos, no olvides suscribirte a nuestro RSS Feed diario y/o a nuestra newsletter mensual.
San LEANdro, el hombre con fuerza de León.
Cómo seguir enamorado después de 20 años.

Nunca comentar en Osenseis fue tan fácil:

Loading Facebook Comments ...

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.