Lo que realmente quería.

Lo que realmente queríaHemos hablado muchas veces de los cinco principios Lean definidos por Womack y Jones.

El primero de ellos hace referencia al VALOR de un producto o servicio.

Este concepto de valor, lo que realmente es importante y significativo del producto o servicio que hacemos, lo define el cliente. Sí, lo hemos dicho bien: el cliente.

Ni el dueño de la empresa, ni el de marketing, ni el de producción, ni siquiera el de calidad, el valor de un producto o un servicio, lo define el cliente, que es, al fin y al cabo, el que está dispuesto a pagar por ello.

Algo que aparentemente parece sencillo, tan sencillo como preguntarle al cliente lo que realmente quiere, puede convertirse en algo tan variopinto como esto:

Lo que realmente quería 2

¿Sabes quién es tu cliente?, ¿le has preguntado alguna vez lo que realmente quiere?.

En nuestra vida personal el “cliente” podría ser la familia (pareja, hijos, padres…), los amigos, etc.

¿Te has preguntado alguna vez qué es lo que realmente quieren de ti?, ¿tienes claro cuál es el valor que les aportas?

Cuidado con esto, que ya sabéis que uno de nuestros consejos Lean favoritos es ese que dice: “cuchillo que no corta y persona que no aporta, a la mierda que no importa”.

Consejo lean:

Cuchillo que no corta y persona que no aporta, a la mierda que no importa.

Dra. Ing. Isabel Muñoz Machín

Socio & Chief Executive Officer (CEO) de Osenseis.

Si te gustan nuestros contenidos, no olvides suscribirte a nuestro RSS Feed diario y/o a nuestra newsletter mensual.
Aplicando las 5S a nuestras emociones.
Resolviendo problemas “a huevo”.