Las 4P de Osenseis versus Toyota.

Las 4P de Osenseis versus ToyotaLa semana pasada estuve en Santiago de Compostela, tenía la mañana libre y decidí ir andando desde el hotel en el que me alojaba a las afueras de la ciudad, hasta la Plaza del Obradoiro con el objetivo de asistir a las doce a la misa del peregrino (el motivo es un asunto que tenemos entre manos con el Santo Apostol pero que no podemos desvelar).

Ese trayecto de algo más de tres kilómetros no supuso ningún problema porque cada pocos metros podía encontrar una concha en el suelo marcando el camino. ¿Cómo es posible que con algo tan sencillo seamos capaces de conseguir que personas de todo el mundo lleguen sin perderse hasta la catedral y no seamos capaces de extrapolar estas ideas de gestión visual a nuestras organizaciones para que “no nos perdamos” a la hora de hacer las cosas?

En fin…

Llegué a la catedral unos minutos antes del comienzo de la misa. Aunque era viernes, estaba totalmente abarrotada de peregrinos llegados de todos los continentes. Una monja con apariencia y voz angelical nos invitó a cantar con ella unos salmos en latín. ¿Latín?, ¿quién de todos los peregrinos que llenábamos la catedral sabía latín?, ¿quién seguía teniendo fuerzas para aprender varias frases en latín que a mí me parecieron interminables?, ¿cantando?, ¿en latín?, ¿a sólo cinco minutos de comenzar la misa?, ¿peregrinos que ni siquiera sabían castellano? Concluí que aquella monja estaba fatal de la cabeza si realmente pensaba que podría conseguirlo.

¡Pero lo consiguió!

En ningún momento perdió la sonrisa, ni el tono angelical de su voz. Nos invitó a repetir apenas cuatro palabras en latín, y ni siquiera cantando, sólo hablando. La primera vez apenas participaron unas pocas personas. Dio las gracias y animó al público a repetirlo una vez más. La segunda vez, más personas se unieron y la monja lo agradeció con entusiasmo. Insistió en repetirlo varias veces más. Su pasión por lo que estaba haciendo, su agradecimiento por el esfuerzo que nos estaba pidiendo, sus palabras de ánimo por hacerlo cada vez un poquito mejor y su apoyo marcando el ritmo del cántico con las manos consiguieron que en apenas unos pocos minutos todos coreásemos no sólo las primeras cuatro palabras en latín sino las cinco o seis frases del salmo.

Esta experiencia me pareció más reveladora que muchos libros sobre Lean que había leído. Sin apenas tiempo, sin hablar un idioma común, con personas cansadas, sin conocimientos previos, sin saber lo que significaba realmente lo que estaban haciendo, aquella monja había conseguido poco a poco, con paciencia y con cariño (llamémosle pedagogía) su objetivo.

Desde Osenseis creemos que con esas 4P: Poco a Poco, Paciencia y Pedagogía podremos conseguir que cualquier iniciativa relacionada con Lean llegue más lejos incluso que con las 4P: Philosophy, Process, People y Problem del gran Goliat Toyota.

¿Lo probamos?

Consejo lean:

Las 4P Lean de Toyota: Philosophy, Process, People y Problem. Las 4P Lean de Osenseis: Poco a Poco, Paciencia y Pedagogía.

Dra. Ing. Isabel Muñoz Machín

Socio & Chief Executive Officer (CEO) de Osenseis.

Si te gustan nuestros contenidos, no olvides suscribirte a nuestro RSS Feed diario y/o a nuestra newsletter mensual.
Investigando el caso Volkswagen con mirada Lean
¿Una cita con Lean?