La Ley de Parkinson.

ley de parkinsonEn 1957 el británico Cyril Northcote Parkinson enunciaba la Ley de Parkinson por la que “el trabajo se expande hasta llenar el tiempo disponible para que se termine”, es decir, cuando más tiempo se tenga para hacer algo, más divagará la mente y más problemas serán planteados.

Parkinson formuló también otras leyes interesantes, como la ley de la dilación o el arte de perder el tiempo y la ley de la ocupación de los espacios vacíos: por mucho espacio que haya en una oficina siempre hará falta más, son leyes extraídas de la experiencia cotidiana, mediante las cuales, al tiempo que se describe o pone de manifiesto una determinada realidad, se denuncia la falta de eficiencia del trabajo administrativo.

Si algunos de los gurús relacionados con Lean, Taichii Ohno por aquellos mismos años, o posteriormente Womack y Jones, hubiesen enunciado una ley para resumir la aportación de Lean, Osenseis propone que la hubiesen llamado algo así como la ley de Ohno, la ley W&J, o la ley de la eficiencia por la que “es posible utilizar menos recursos (tiempo, espacio, dinero…) para hacer algo si eliminamos lo que no aporta valor”.

Aunque si a nadie se le ha ocurrido hasta ahora darle la replica a la Ley de Parkinson, tal vez podríamos llamarle a nuestra propuesta la Ley de Osenseis, jeje…

Si os ha sorprendido que hablando de Lean acabemos nombrando a Parkinson, posiblemente os sorprenda aún más esta genial iniciativa alicantina que relaciona los hombres lobos con…

No lo desvelamos, descúbrelo tú mismo.

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=MDvScMsA3uE&w=560&h=315]

Consejo Lean:

“Es posible utilizar menos recursos (tiempo, espacio, dinero..) para hacer algo si eliminamos lo que no aporta valor “, Ley de Osenseis

Si quieres saber más sobre el tema, consulta en nuestro glosario de términos Ley de Parkinson.

 

5 cosas (más 1) para hacer tu estilo Osenseis.
¿En algún trastero hay algo que te sirva?