La historia del alfarero o cómo se hace Lean.

Muy a nuestro pesar, no hay recetas mágicas (o al menos nosotros no las hemos encontrado) para construir una organización Lean. Pero si tuviésemos que hacer una propuesta, la historia del alfarero podría servirnos de inspiración, ¿la vemos?:

Después de ver este video se nos ocurren algunos ingredientes para nuestra receta de cómo hacer Lean. Los cuatro básicos serían estos:

  • Paciencia. Roma no se hizo en un día, Lean tampoco. Esta no es una carrera de velocidad, si no fondo. Todo lleva su tiempo, Lean también.
  • Interés por hacer bien las cosas. No tengas miedo a equivocarte, no hay mejor aprendizaje que el que se obtiene de los propios errores, sobre todo si se pone interés, así que ya sabes: hazlo, equivócate, aprende y vuelve a intentarlo.
  • Dejarse guiar. Mira a tu alrededor. Hay muchas personas que te pueden ayudar. Escúchales, pregúntales, deja que te enseñen, aprende de ellos.
  • Y ponerle un punto de magia y cariño. Cuando además ponerle profesionalidad a las cosas somos capaces de añadirles un puntito de cariño o de magia los resultados no sólo son buenos sino que brillan con una luz especial.

¿Algún ingrediente más que quieras compartir con Osenseis?

Consejo lean:

Ponle un punto de magia y cariño a todo lo que hagas. El resultado será especial.

Dra. Ing. Isabel Muñoz Machín

Socio & Chief Executive Officer (CEO) de Osenseis.

Si te gustan nuestros contenidos, no olvides suscribirte a nuestro RSS Feed diario y/o a nuestra newsletter mensual.

Soñar en Lean.
Hágase la luz... y se hizo en forma de Lean.