Lo que las hormigas pueden enseñarte sobre Lean.

 

La semana pasada El País publicaba el artículo Las hormigas rescatan a sus ‘soldados’ heridos en el que Joana Oliveira nos cuenta:

En el suelo de un bosque húmedo de la Costa del Marfil, 500 hormigas marchan en formación de columna dos o cuatro veces al día para cazar termitas. A menudo, uno de los soldados pierde alguna extremidad en las grandes mandíbulas de su presa y se queda por el camino, pero sus compañeras vuelven y las llevan de vuelta al nido, para que puedan recuperarse.

Científicos del Centro de Investigación del Parque Natural de Comoé han observado ese comportamiento de rescate en la especie Megaponera analis, encontrada en África subsahariana. Los responsables del trabajo, publicado este miércoles en la revista Science Advances, sostienen que no hay precedentes de ese tipo de comportamiento en insectos y que los resultados “pueden proporcionar pruebas de que la empatía no es necesaria para que los animales desarrollen acciones de ayuda” hacia los demás. 

(…)

Frank señala que ese mecanismo es similar a la producción de feromonas responsables por el sentimiento de empatía en los seres humanos —y, “probablemente”, en otros mamíferos—. El investigador matiza, sin embargo, que estas hormigas no son necesariamente altruistas, sino que rescatan a sus compañeras porque eso es lo mejor para la colonia. “Son muy pragmáticas, el individuo no tiene prioridad por sí mismo”, explica. Y es que casi todas las hormigas rescatadas (el 95%) participaron en las expediciones de cacería posteriores, a veces menos de una hora después de sufrir la lesión.

Lo primero que nos ha llamado la atención es la cantidad de veces que las hormigas salen al día a cazar, de dos a cuatro veces. Aunque si lo comparamos con la cantidad de veces que cada uno de nosotros nos enfrentamos a problemas en nuestro puesto de trabajo, esa cantidad se asemejaría bastante o incluso nos parecería demasiado pequeña en algunos casos.

Salir ileso de los problemas es como pretender salir ileso de la caza de termitas, muuuuy difícil.

Enfocarse en culpabilizar a quién ha cometido el error, o a quién ha tenido la valentía de sacarlo a la luz, sigue siendo la forma de “gestionar los problemas” de muchas organizaciones. Esto conlleva que se cuestionará la profesionalidad del implicado y habrá represalias de algún tipo, por lo que frente al siguiente problema tienes la total seguridad de que te sentirás solo y de que tus compañeros huirán para la situación no les salpique.

Frente a esta obsesión (cutre) por el quién, las organizaciones enfocadas hacía la mejora continua (Lean) se obsesionan por encontrar la causa raíz del problema, por qué ha sucedido y qué se puede hacer para que no se repita. Bajo este prisma la persona involucrada en el problema es como la hormiga herida por la termita, sus compañeras vuelven a por ella y la llevan de vuelta al nido para que pueda recuperarse. Si cada vez que surge un problema, las personas de nuestro entorno nos ayudan a solucionarlo y nosotros ayudamos a solucionar los problemas de otros, la organización por muy frágil o débil que parezca acabará siendo como  se muestra en el siguiente video:

No es de extrañar por eso que, como dice el artículo, “casi todas las hormigas rescatadas (el 95%) participaron en las expediciones de cacería posteriores, a veces menos de una hora después de sufrir la lesión”. Seguro que casi todos nosotros también estaríamos dispuestos a enfrentarnos a otro problema si nos hiciesen sentir como una hormiga, pero no una cualquiera, sino la Megaponera analis.

Consejo Lean: Juntas las hormigas nos comemos al elefante.
Dra. Ing. Isabel Muñoz Machín

Lean, Logistica, Gestión Sanitaria y Dirección de Proyectos. CEO Osenseis.

Si te gustan nuestros contenidos, no olvides suscribirte a nuestro RSS Feed diario y/o a nuestra newsletter mensual.
Otras historias similares...
Un año más celebramos San Leandro, el santo que desde Osenseis proponemos como patrón de
Nuestra serie sobre los 14 principios de gestión de Toyota nos lleva hoy hasta el principio
Muchos no se atreven a decir esta palabra abiertamente, por lo que recurren a todo
Hackear el sistema sanitario… con Lean.
¿Aceptas el desafío minimalista?

Nunca comentar en Osenseis fue tan fácil:

Loading Facebook Comments ...

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *