El poder del 33

“Diga 33”, “por el artículo 33”… Resulta curioso el poder que tienen algunos números pequeños.

A un médico no le hace falta que el paciente diga 58.239.654. Con decir 33 le es suficiente. Para que se haga algo no es necesario recurrir al apartado 5e  del capítulo 3, de la sección 4, del Libro 1, del Real Decreto Ley bla, bla, bla….. Por el artículo 33, así de simple.

Hasta Gaudi se apasionó por el número 33 creando en la Sagrada Familia un cuadro mágico que suma este número en horizontal, vertical y diagonal. Por algo será…

gaudi33 original

Con Lean sucede algo parecido. Un número no es más importante por ser más grande ni las cosas son más importantes por ser más sofisticadas, enrevesadas o complejas.

Todo lo contrario, cuanto más sencilla, fácil y simple sea nuestra forma de hacer las cosas… mejor.

Mejor, porque serán más fáciles de entender por todo el mundo.

Mejor, porque será más difícil equivocarnos.

Y si no que se lo pregunten a Einstein, que con tan sólo 5 símbolos: E=mc2 fue capaz de cambiar el mundo de la ciencia.

El siguiente ejemplo es menos científico, pero más humano, de cómo lo más sencillo es más efectivo… y más Lean.

[youtube http://www.youtube.com/watch?v=BHznb272cLM]
.

Entre las virtudes del número 33 se encuentra la de producir ataques de risa incontrolados. Y si no, que se lo pregunten a un@s amig@s galleg@s de Osenseis. Va por vosotr@s.

Consejo lean:

Cuanto más Lean seas, más fácil y sencilla tiene que ser tu forma de hacer las cosas.

No es lo mismo.
Angelitos / Little angels.