Cuatro razones por las que seguir amando a Lean.

 

Lo nuestro por Lean debe ser amor del bueno porque a pesar de los años, y ya son muchos, nos sigue gustando como el primer día (o más). La OCDE nos ha dado cuatro razones para seguir practicando el Love-Lean en su informe “Tackling Wasteful Spending on Health” ya que después de revisar el informe completo, hemos encontrado estos cuatro capítulos en los que la OCDE prescribe Lean como medida para acabar con el despilfarro sanitario:

Capítulo 1. Gasto ineficaz y desperdicio en los sistemas de salud (página 40)

Puede reducirse el desperdicio mejorando la eficiencia de los procesos internos dentro de los hospitales. En este sentido las organizaciones sanitarias han empezado a aprender de otros sectores. “Lean Management” fue inicialmente desarrollado para mejorar la eficiencia del sector automovilístico, pero la aplicación de estas técnicas en sanidad (por ejemplo definiendo procedimientos estándar o implementando sistemas de reposición más eficientes) ha llevado a mejorar la productividad  y reducir el desperdicio.

Comentario Osenseis: Es una buena noticia que hablen de desperdicio (aunque no nos guste mucho esa palabra) porque es una forma de poner el foco de atención en que hay tareas o actividades que se realizan en sanidad que no aportan valor para el paciente o usuario y que por tanto pueden ser eliminadas.

Capítulo 2. Proporcionar cuidados sanitarios correctos: reducir cuidados de bajo valor y eventos adversos (página 77)

Una falta de organización y coordinación entre las partes implicadas puede originar una deficiente transmisión de información, falta de comunicación o de entendimiento, comprometiendo los cuidados del paciente. Por consiguiente, los pacientes podrían recibir medicación que no necesitan o que produce interacciones adversas con otras medicaciones. Este hecho es particularmente crítico en el cuidado de personas mayores, las cuáles podrían recibir tratamiento para diversas enfermedades crónicas y quienes podrían ser menos capaces de navegar por complejos cuidados de salud. Una de las formas de mejorar el funcionamiento de los equipos en el establecimiento de los cuidados podría ser incrementando la atención de los académicos y responsables políticos sobre algunas técnicas usadas en la industria y que podrían inspirarles, por ejemplo “Lean Management”.

Comentario Osenseis: Nos gusta el recado que manda la OCDE a los académicos y a los responsables políticos. Por un lado Lean debe enseñarse en las Escuelas y Universidades, es decir, nuestros profesionales deben llegar a los sistemas sanitarios sabiendo cómo identificar y eliminar tareas que no aportan valor, trabajar en equipo para solucionar problemas y focalizarse hacia la mejora continua. Por otro lado nuestros responsables políticos deben ser conscientes de que la clave de la sostenibilidad pasa por racionalizar el gasto ¡de verdad!, o sea, eliminar lo innecesario para poner los recursos donde realmente aportan valor al paciente.

Capítulo 5. Redireccionar el desperdicio para orientar mejor los cuidados sanitarios (página 210)

Mejorar la eficiencia interna de los hospitales a través de procesos estandarizados

Los hospitales son organizaciones complejas que generan muchas ineficiencias ya sea a través de procesos con pasos innecesarios, una falta de comunicación entre las diferentes áreas del hospital o diferentes profesionales, o falta de disponibilidad de equipos o personal cuando son requeridos. A pesar de que cada hospital puede tener diferentes problemas, la utilización de enfoques estandarizados puede ser efectiva para reconducir estos problemas y proporcionar cuidados más eficientes.

Uno de estos enfoques es “Lean Management”, una serie de principios basados en una filosofía de producción desarrollada por Toyota, fabricante del sector automovilístico, para mejorar la eficiencia dentro de sus fábricas. Lean Management ha sido aplicado en muchos sectores y recientemente se está usando para la atención sanitaria. Lean engloba una serie de herramientas y métodos cuyo objetivo es comprender y mejorar los procesos de la organización y ayudar a los profesionales a identificar y solucionar problemas. Técnicas comúnmente usadas incluyen guías y checklist para estandarizar procedimientos, así como sistemas de aprovisionamiento “just-in-time”, que permite asegurar que los técnicos saben que material se ha utilizado y su necesidad de reposición. Lo más importante es que el objetivo de Lean Management es desarrollar una estrategia de trabajo en equipo para solucionar los problemas y una cultura de mejora continua.

Lean Management se ha implantado de forma puntual en muchos países de la OCDE, aunque no ha sido aplicado en el conjunto del sistema sanitario en ningún país. Las evaluaciones muestran resultados prometedores, con muchas evidencias en reducciones de tiempo del personal y errores y mejoras en la productividad. Por ejemplo, un hospital en Australia redujo el tiempo de espera y mejoró la eficiencia de urgencias rediseñando sus procesos para optimizar el flujo de pacientes. De forma similar, en un hospital de Nueva Zelanda los principios Lean Management fueron usados para mejorar la planificación de los servicios de radiología, incrementándose el tiempo de respuesta y reduciendo las inasistencias.

Comentario Osenseis: En este capítulo se encuentra, en nuestra opinión, el hallazgo más interesante. Hay sobradas evidencias de que Lean en sanidad funciona, sin embargo la OCDE dice que no ha sido aplicado en el conjunto del sistema sanitario en ningún país. ¿A qué esperan los Ministerios de Sanidad para implantar una estrategia Lean que aplique a todo el sistema de salud?

Capítulo 6. El gasto administrativo en los sistemas de salud de la OCDE: ¿dónde está la grasa y puede ser ésta reducida? (página 253)

Además de las acciones llevadas a cabo por los gobiernos, otras organizaciones públicas o privadas sanitarias intentan reducir su actividad administrativa racionalizando sus actividades, sin la participación de sus pagadores o reguladores, del mismo modo que en cualquier otra industria. Dependiendo del grado de autonomía esto podría implicar estructuras de gestión más ágiles y más flexibilidad en el número de personas o una mejor organización de la gestión del hospital. Mejorar el conjunto de la calidad de la gestión y su capacidad puede ser también el objetivo. En Inglaterra, por ejemplo, se anima a los hospitales a aplicar estrategias de gestión prestadas de la industria de fabricación, por ejemplo “Lean” o “Seis Sigma”. Mientras “Lean” se esfuerza en mejorar el flujo de valor añadido y eliminar el desperdicio en las actividades de la organización, “Seis Sigma” es una metodología para comprender y limitar la variación en la calidad de los productos.

Comentario Osenseis: Lo hemos traducido de forma muy literal, pero viene a decir que cada organización sanitaria debe racionalizar su estructura y sus estrategias de gestión. Vamos, que lo de sentarnos a esperar que la solución venga de fuera, no cuela.


Feliz Día de San Valentín, nosotros lo vamos a celebrar amando Lean un poco más.

Consejo lean:

Enamórate de las pequeñas cosas de la vida. ¡Son las más grandes!

Dra. Ing. Isabel Muñoz Machín

Lean, Logistica, Gestión Sanitaria y Dirección de Proyectos. CEO Osenseis.

Si te gustan nuestros contenidos, no olvides suscribirte a nuestro RSS Feed diario y/o a nuestra newsletter mensual.
Nosotros no nos callamos, y otros… tampoco.

Nunca comentar en Osenseis fue tan fácil:

Loading Facebook Comments ...

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *