Creatividad kaizen.

Hoy cedemos nuestra casa a Gustavo Amorós Albert, ingeniero apasionado (o al menos así se presenta él) del Lean Manufacturing, con certificado Six Sigma Black Belt y experto en Lean Manufacturing. Ha pasado más de 12 años en diferentes industrias aplicando herramientas Kaizen para reducir costes, hasta que se dio cuenta que el desarrollo de las personas es la base para el éxito de los proyectos de Mejora Continua.

Alguien que habla de Lean y de personas tenía que tener su propio espacio en este blog, por eso hoy compartimos con todos vosotros un resumen de uno de los capítulos de su libro “Mejora continua sin límites” en el que habla sobre Creatividad Kaizen:


No se pueden resolver los problemas pensando de la misma manera que cuando los creamos. (Albert Einstein)


Si le preguntas a cualquier director de fábrica, a cualquier encargado, a cualquier jefe de producción si le gustan los problemas va a decir “no, para nada”. Así que, como esa variabilidad del proceso e incertidumbre siempre existirá y los problemas imprevistos irán apareciendo, debemos trabajar para minimizarlos y corregirlos con rapidez. Para buscar las causas raíz de los problemas hay que pensar, hay que usar el cerebro. Y para ello deberemos saber cómo funciona esta masa gris.

De manera general tenemos tres cerebros, el interior y más antiguo llamado Reptiliano (creado hace unos 500 mill. de años), la parte media llamada cerebro Límbico (unos 200 mill. de años) y la parte arrugada externa, correspondiente a un 80-85% del peso total y llamado Neocortex (antigüedad unos 100 mill. de años).

Las partes más internas (reptiliano y límbico) son las encargadas de protegernos, de quitar la mano si la superficie está caliente, de gritar, huir, luchar, respirar, parpadear, sentir, amar, odiar,… sin las cuales no habría evolucionado la especie hasta lo que somos hoy en día los humanos. Por otro lado, la parte externa es la que contiene la zona más cognitiva y nos diferencia de los animales. Esta parte está dividida en dos hemisferios, y cada una de ellas tiene unas funciones particulares:

Izquierdo: que se encarga de la parte motriz, el habla, la numeración, las matemáticas, la lógica, y toda la información lógica, analítica, estructurada y racional.

Derecho: que se encarga de la información sensorial como sonidos, colores, olores, imágenes,… y es lo que se denomina la parte artística, creativa e innovadora.


El hemisferio derecho es el encargado de la parte creativa e innovadora.


Posiblemente estéis pensando ¿y a qué viene esta explicación neurocientífica con la Mejora Contínua  y Kaizen? Pues muy sencillo, si queremos innovar y crear soluciones a esos problemas debemos trabajar esas partes del cerebro que son las encargadas de ayudar a obtener esas soluciones. Es por ello, que una de las herramientas muy útiles para facilitar el obtener soluciones es lo que se llama “Pensamiento Lateral”  (del inglés Lateral Thinking).

Por ejemplo, en una de las empresas donde estuve trabajamos durante varios meses en reducir las mermas en un cambio de producto. El proceso de cambio necesitaba de  unir el final de una bobina de film plástico, con el principio de la siguiente bobina. Ese proceso siempre generaba unos 20-30 metros de producto no conforme por arrugas y desperdicio. Eso ocurría en cada bobina de 1000 metros. Tuvimos dos reuniones con algunos operarios de la línea para listar propuestas de cambio, y se aplicaron la mayoría de ellas midiendo y anotando las mejoras. Observamos que esos cambios mejoraban ligeramente en ocasiones, pero no siempre También se cambió el procedimiento de empalme para conseguir que el film quedase más estirado, incluso se comparó el film de varios proveedores para ver si teníamos resultados concluyentes, pero las mejoras sólo reducían a 15-20 metros de desperdicio en ocasiones puntuales.  Fue entonces cuando un operario sugirió, “¿y si tuviéramos las bobinas más grandes?”, es decir, bobinas de 2000 metros en lugar de 1000 metros, ¡Waw!, brillante sugerencia para reducir el desperdicio a la mitad, ¿no?. Imaginad el ahorro en materia prima, en tiempo de reoperar, gestionar residuos, energía, mano de obra,…

Pues ese es el camino que debes seguir cada día, cada minuto,.. llámese “Kaizen” o “pensamiento lateral”, o “Innovación”,…. Si tu estándar es llegar a hacer solo “lo que puedo”, entonces tienes mucho que cambiar. Trabaja el cerebro para aumentar tus capacidades.

El Pensamiento Lateral permite la resolución de problemas de una manera indirecta y con un enfoque creativo, es decir, al evaluar un problema, existiría la tendencia de seguir un patrón habitual de pensamiento (por ejemplo, los tornillos son para roscar, una mesa es para colocar objetos, un líquido debe estar en un recipiente, etc.). Con la herramienta del Pensamiento Lateral es posible romper con estos patrones rígidos y permitir obtener ideas mucho más creativas e innovadoras. En particular, esta técnica se basa en provocar al pensamiento otros enfoques y conseguir un desvío del camino o patrón habitual del pensamiento.

Así que, a continuación te voy a listar unos ejemplos de cómo usar esa herramienta, y así provocar en tus reuniones de equipo Kaizen la búsqueda de creativas soluciones a problemas importantes:

  • Invertir. Si tienes un listado de actividades, pregunta a tu equipo de mejora si es posible alternar alguna de las fases que se han considerado lógicas. Imagina que debes cambiar un molde y para ello has considerado siempre que primero debes desconectar las mangueras de aire, ¿sería posible hacerlo después de quitar las fijaciones del molde? Reordena de varias formas esas fases habituales de proceder y seguro que obtienes información nueva que te ayudará a conseguir mejoras importantes.
  • Imaginar. Siempre has considerado que debes parar la máquina para hacer una limpieza de un tanque y cambiar de color, para luego volver a llenar y seguir con la fabricación de otro producto. Busca la manera de hacer el cambio de color sin parar la máquina, propón ideas absurdas y anótalas preguntando “cómo podrías conseguirlo”, te sorprenderá cuántas cosas sí puedes conseguir sin apenas inversiones económicas.
  • Eliminar. ¿no te has parado a pensar si todo lo que tiene la máquina, tornillos, piezas, son necesarias? ¿hay algunos tornillos que si no estuvieran no influiría en la seguridad, ni funcionalidad de la máquina? Si tienes dudas de si es necesario o no, es porque no lo necesitas, así que suprime ese proceso, esa herramienta, esas arandelas que lo único que hacen es entorpecer y retrasar actividades.
Consejo Lean: Trabaja el pensamiento lateral y conseguirás ideas creativas Kaizen con más  soltura (Gustavo Amorós Albert).
Dra. Ing. Isabel Muñoz Machín

Lean, Logistica, Gestión Sanitaria y Dirección de Proyectos. CEO Osenseis.

Si te gustan nuestros contenidos, no olvides suscribirte a nuestro RSS Feed diario y/o a nuestra newsletter mensual.
Celebramos el día del libro con el ebook (gratuito) de Kailean.
Citius, altius, fortius... Osenseis is coming!