Cómo conseguir que tus hijos aprueben… usando Lean.

Rescatamos una entrada que publicamos hace un par de años en Osenseis acerca de cómo hacer los deberes rápido y bien en la que os contábamos los consejos de Miguel de Luis Espinosa desde su blog Sabia Vida acerca de cómo organizarse para hacer los deberes aplicando dos técnicas de productividad: una americana que se llama GTD y nuestras archiconocidas 5S. Miguel de Luis Espinosa las ha mezclado y resumido para tener un sistema genial con el que hacer cualquier tarea desde primaria a universidad (y aún más allá). Teniendo en cuenta que la mayoría de los padres con hijos en edad escolar están (estamos) atacados ahora que entramos de lleno en la recta final del curso, seguro que unos consejitos nos vienen  genial a padres e hijos.

¿Lo recordamos?

 1.- Separa Innecesarios (Sin piedad ni compasión).

Lo primero, tu lugar de trabajo. ¿Hay tele? Apagada. ¿Hermanos molestos? Haz que no molesten. ¿Ruido? No lo queremos. Lo segundo, tu mesa. Nada que sea inútil para hacer los deberes debe estar encima de la mesa. Nada. Cero. Cualquier cosa que no necesites ponla en su sitio (que cuando trabajes nunca será tu mesa de trabajo). Todo lo inútil es tu enemigo porque sólo sirve para distraer.

Recuerda: Distracción = Trabajar Más y Peor. (No sé tú, pero a mí me gusta trabajar menos y hacerlo todo bien).

 2.- Limpiar.

Sí, hay que decirlo. Todo el polvo que tenga tu mesa pasará a tu papel. También las miguitas que forman la goma de borrar, la mina del lápiz, los restos del afilado. Todos esos restos están programados para acabar con tus deberes. Defiéndelos. 

¿Cuándo limpiar?

  • Antes de trabajar. (Pasar un paño seco y limpio tarda 5 segundos y 82 décimas y te aseguras no convertir tu tarea en un desastre).
  • En cuanto aparezca. (Se limpia mejor, más fácil y más rápido así y te aseguras que siempre esté todo limpio).
  • Situar Necesarios.

Después de la primera limpieza, acerca todo lo que necesites para trabajar. Lo que vayas a usar mucho que esté más cerca y lo que menos, más lejos. Por ejemplo el lápiz, sobre la mesa. El diccionario, en un estante muy cerca. Las tijeras que sólo vas a utilizar en plástica pueden estar en un cajón. ¿Y de verdad necesitas tener cerca ese libro de consulta que sólo miras una vez a la semana? En resumen lo más útil, más cerca, así no perderás tu tiempo y mantendrás la mesa lo más despejada posible. (…) 

 3.- Cómete un sapito, qué rico que está.

¿Cómo llamamos a una tarea muy difícil? ¿Algo que odiamos hacer? Un sapito. ¿Qué por qué? Cómete un sapo y lo sabrás. Asqueroso. Pues eso, para mucha gente las matemáticas pueden ser un sapito. Pues empieza por ellas, por lo que más odies. Luego, todo lo demás te parecerá fácil en comparación. Además tendrás la mente más descansada precisamente cuando más lo necesitas.

 4.- Concentración Total.

Llegamos a lo más difícil y más útil. Concentrarse sólo en lo que estás haciendo. Por eso quitamos todo lo que no necesites para hacer los deberes. ¿Te acuerdas?

Pero también hay un truco: 

Un lugar para tus ideas. 

Puede ser un cuaderno, un folio, notas de estas autoadhesivas (post-its), incluso una bandeja.

Este es el truco. Cuando te venga una idea a la cabeza que no sea de lo que estás haciendo, la anotas. Con eso tu cerebro sabe que no te vas a olvidar y te dejará en paz. Al dejarte en paz, trabajarás con más concentración. Y aunque tu concentración sea regular al principio, poco a poco irás mejorando. Y eso es lo que importa.

¿Música?

Hay gente que dice que no se debe estudiar con música. Hay gente que dice que sí. Yo digo que depende. A veces puede ayudar. Por ejemplo si hay ruido en casa, poner música puede esconder el ruido. Ahora, eso sí, no vale cualquier música. No importa que sea clásica, moderna o lo que sea. Lo que importa es que sea una música tranquila que no te desconcentre. La marcha Radetzsky es muy clásica y el Réquiem de Mozart también, pero yo no me puedo concentrar con ellas. (…)

 5.- Señalar Mejoras y Defectos. (En tu lugar de ideas)

Ahora tú eres quien manda. Nadie mejor que tu para saber qué haces bien y mal. Y seguro que mientras vas trabajando se te ocurren formas de mejorar tu trabajo. Sólo tienes que estar alerta y las ideas llegarán.

Pues cuando lleguen, a tu lugar de ideas, a tu cuaderno -que es lo mejor-. Las anotas, sólo las anotas, y después de hacer los deberes, cuando tengas tiempo las evalúas. ¿Esto funcionará o no? ¿Es una mejora o sólo me complica más la vida? Recuerda, normalmente los sistemas mejores son los más simples, no los más complejos. Porque entre más cosas tengas que hacer a la vez, más fácil es equivocarse.

También puedes anotar por ejemplo si necesitas un cajón nuevo. Si hay que comprar un lápiz, si de verdad tienes que hablar con tu madre para que tu hermano el pequeño se convenza de que no está bien pintar tus libros. Eso ya lo sabrás tú.

6.- Seguir mejorando.

Hazlo bien, sin adornos innecesarios y lo harás más rápido. Para hacer algo rápido lo primero es hacerlo bien. Si no, tendrás que volver a empezar (o harás una chapuza que no engañará a nadie). Al volver a empezar, tardarás mucho tiempo. Además, según te acostumbras a hacer las cosas bien, también las haces más rápido. Por ejemplo, a escribir. Un niño de primero de primaria, ¿cómo escribe? ¿y a qué velocidad? Tu cuerpo necesita aprender a hacer las cosas bien para hacerlas rápidos. Pero bien no significa hacer las cosas más lento de lo necesario. Ni poner adornos tontos. (Salvo que te guste hacerlo y a tu profesor también). Haz lo que tengas que hacer y punto. 

Lo que de verdad importa es que tengas la mente clara, las preocupaciones, las ideas se las dejas a tu cuaderno de ideas cuando estás trabajando, y siempre piensa en mejorar un poquito. Sólo un poquito. Una cosa a la vez. Si siempre mejoras, al final llegarás mucho más lejos de lo que nunca pensaste. 

Los Osenseis de momento intentaremos practicar con el ejemplo, ya que en las próximas semanas también seremos nosotros los que nos tengamos que enfrentar a exámenes y proyectos finales. Esperemos que estos consejos nos ayuden a aprobar, por la cuenta que nos trae 😉

Consejo Lean: La mente es igual que un paracaídas, sólo funciona si se abre (Albert Einstein).
Dra. Ing. Isabel Muñoz Machín

Lean, Logistica, Gestión Sanitaria y Dirección de Proyectos. CEO Osenseis.

Si te gustan nuestros contenidos, no olvides suscribirte a nuestro RSS Feed diario y/o a nuestra newsletter mensual.
Otras historias similares...
  Seguramente ya estaréis dándole vueltas a la cabeza acerca de dónde pasar las vacaciones,
Me sigue resultando curioso como el despilfarro invade nuestras vidas sin que la gran mayoría
Aprovechando estos días de desconexión los Osenseis nos hemos apuntado al desafío minimalista que propone
Parkinson. El nuevo enemigo de Lean.
Hackear el sistema sanitario… con Lean.

Nunca comentar en Osenseis fue tan fácil:

Loading Facebook Comments ...

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *