La suerte está echada.

Todos hemos usado alguna vez esa expresión cuando hemos querido transmitir la idea de que “la decisión está tomada” y nos la vamos a “jugar” a todo o nada. El primero que lo hizo fue un tal Julio César (un tipo calvo, mujeriego y bastante listo que terminó de mala manera cuando se le subió el pavo a su despejada cabeza), justo antes de cruzar un famoso río para liarse a mamporros con un antiguo colega. La frase está tomada de un verso de un tal Menandro  y César, que era bastante chulo, la soltó en griego (por eso los demás le siguieron: nadie entendió lo que decía). En Osenseis estamos convencidos de que a veces hay que jugársela y, por eso, queremos proponeros un “juego” y ¡qué mejor que un “dado”, ¿no?! Eso sí, es un dado “lean”, o sea, tú te lo haces. Para facilitarte la tarea te hemos añadido unas sencillas reglas visuales y para matar dos pájaros de un tiro y “aprender jugando” le hemos añadido unos toquecitos “lean”. LEANdice from Osenseis   Por ejemplo, ¿en cuántos “valores” está basado “lean”?. Fácil, mira el dado y lee. Si necesitas refrescar un poco más eso de los valores puedes echarle un vistazo a nuestra entrada 5 cosas (más 1) para crear tu propio estilo Osenseis. ¡Ah, por cierto, recuerda para que sacar un “seis” no debes perder de vista a las personas (“people”, en inglés). El primer reto es, cómo no, montar tu “lean-dice” en el menor tiempo posible de la manera más sencilla posible. Cuando tengas tu “lean-dice” listo, podremos jugar a varios y divertidos...

5 cosas (más 1) para hacer tu estilo Osenseis.

¡Mira, esta tienda es de estilo Osenseis!, nos comentaba Virginia, una estupenda amiga y seguidora del blog, mientras disfrutábamos de las maravillas de San Sebastián el fin de semana pasado. ¡Vaya, no nos habíamos dado cuenta de que existía un estilo Osenseis! Pero si tiene que haberlo… Así que hemos recopilado 5 cosas (más 1) que nos gustan. Sí, cinco, en paralelo con los cinco principios Lean de Womack y Jones, más el sexto principio propuesto por Osenseis. ¿Los repasamos? Principio 1 de Womack & Jones: Valor. Identifica lo que realmente es importante. Propuesta Osenseis: Una tienda chula; Valentina, Industrial & Vintage. Tiene de todo y la encontrarás en San Sebastián. Principio 2 de Womack & Jones: Flujo de Valor. Elimina todo lo que no aporte valor. Propuesta Osenseis: Un libro de buen rollo; “Cosas no aburridas para ser la mar de feliz” de Mr. Wonderful. ¡Funciona!. Principio 3 de Womack & Jones: Flujo. Haz que las cosas se muevan (sin prisa, pero sin pausa). Propuesta Osenseis: Un restaurante diferente; Tatami en San Sebastián. Disfruta de un comedor privado al más puro estilo japonés. Principio 4 de Womack & Jones: Pull. Lleva tú el ritmo, no dejes que la situación te lleve. Propuesta Osenseis: Nuestro gadget favorito; Impresora 3D. Dale forma a tus sueños. Principio 5 de Womack & Jones: Perfección. Siempre se puede dar un paso más. Propuesta Osenseis: Un lugar para perderse; Riojania en Munilla. Ofuro, starlight  y mucho más. Principio 6 de Osenseis: Personas. ¡Tú eres la clave!. Propuesta Osenseis: Personas estupendas con las que compartir; las que puedes encontrar en nuestra Wiki Lean…  y las que...

La Ley de Parkinson.

En 1957 el británico Cyril Northcote Parkinson enunciaba la Ley de Parkinson por la que “el trabajo se expande hasta llenar el tiempo disponible para que se termine”, es decir, cuando más tiempo se tenga para hacer algo, más divagará la mente y más problemas serán planteados. Parkinson formuló también otras leyes interesantes, como la ley de la dilación o el arte de perder el tiempo y la ley de la ocupación de los espacios vacíos: por mucho espacio que haya en una oficina siempre hará falta más, son leyes extraídas de la experiencia cotidiana, mediante las cuales, al tiempo que se describe o pone de manifiesto una determinada realidad, se denuncia la falta de eficiencia del trabajo administrativo. Si algunos de los gurús relacionados con Lean, Taichii Ohno por aquellos mismos años, o posteriormente Womack y Jones, hubiesen enunciado una ley para resumir la aportación de Lean, Osenseis propone que la hubiesen llamado algo así como la ley de Ohno, la ley W&J, o la ley de la eficiencia por la que “es posible utilizar menos recursos (tiempo, espacio, dinero…) para hacer algo si eliminamos lo que no aporta valor”. Aunque si a nadie se le ha ocurrido hasta ahora darle la replica a la Ley de Parkinson, tal vez podríamos llamarle a nuestra propuesta la Ley de Osenseis, jeje… Si os ha sorprendido que hablando de Lean acabemos nombrando a Parkinson, posiblemente os sorprenda aún más esta genial iniciativa alicantina que relaciona los hombres lobos con… No lo desvelamos, descúbrelo tú mismo. [youtube=http://www.youtube.com/watch?v=MDvScMsA3uE&w=560&h=315] Consejo Lean: “Es posible utilizar menos recursos (tiempo, espacio, dinero..) para hacer algo si...

¿En algún trastero hay algo que te sirva?

Si has realizado los dos ejercicios anteriores (ordenar tu frigorífico y dejar en él sólo lo que vas a consumir a lo largo de la semana), has conseguido que tu frigorífico sea realmente valioso para ti. Si además el resto de personas con las que vives están de acuerdo con el resultado, acabas de aplicar con éxito el primer principio Lean:  Identificar lo que realmente aporta valor para el usuario. Consejo Lean: Pregunta qué es realmente necesario guardar de todo lo que hay almacenado en tu trastero y por qué razón. Hazlo...