El sexto principio Lean: LAS PERSONAS #BL05

  Desde Osenseis apostamos por un sexto principio, del que seguro que Taiichi Ohno estaría totalmente de acuerdo: LAS PERSONAS. Veamos el video que ACIS, la Agencia del Conocimiento en Salud de Galicia, pone a disposición de todos en abierto desde su canal de youtube P2P Investigación e Innovación y que cuenta con los extraordinarios monigotes de Mónica López: Nada de lo que hagas relacionado con Lean te va a funcionar si no pones a las personas en el centro del sistema. Y cuando hablamos de personas nos referimos en primer lugar al cliente o usuario: ¿entendemos lo que espera del servicio o producto que le suministramos?, ¿nos preocupamos de comprender (no sólo escuchar) cuáles con sus expectativas y por qué?, ¿realmente lo que hacemos le aporta valor? Pero también necesitamos a las personas que están en primera línea, a los del tajo (o en el árgot Lean “en el gemba” que suena más fino), porque son los que realmente saben cómo funcionan las cosas y por lo tanto son los verdaderos senseis (maestros) que pueden ayudarte a mejorar. ¿Vas a perder esa oportunidad? Algunas claves para que este sexto principio, las personas, vaya como un tiro: Informar de los objetivos que se pretenden con la implantación de Lean. Alinear los objetivos Lean con los objetivos estratégicos de la organización. Formar sobre la cultura Lean y sus herramientas. Respetar todas las opiniones. Transparencia en la evolución de los proyectos, actividades. Buscar la causa raíz de los problemas, no culpabilizar. Fomentar la participación. Aceptar ideas, propuestas diferentes. Potenciar el consenso en la toma de decisiones, frente a la imposición. Incluir...

Los cinco principios Lean #BL04

Terminado el verano y nuestras largas vacaciones de verano, volvemos a recuperar esta sección en la que todos los martes (salvo el último de mes, que se lo reservamos a Marta Vispo y sus Recetas Lean) repasamos nuestra serie dedicada a difundir el botiquín de primeros auxilios Lean: Botiq-Lean que ACIS, la Agencia del Conocimiento en Salud de Galicia, pone a disposición de todos en abierto desde su canal de youtube P2P Investigación e Innovación y que cuenta con los extraordinarios monigotes de Mónica López. Hoy toca  hablar de los cinco principios Lean enunciados por Womack & Jones, considerados los padres de la criatura esta conocida como Lean. Representar los 5 principios en forma de círculo no es casual, ya que si algo tienen que hacer estos principios es rodar, moverse, avanzar… Veamos primero el video de 37” (efectivamente, dura menos que lavarnos los dientes) Valor. Sabemos que Lean está obsesionado con eliminar todo lo que no aporta valor, pero ¡cuidado!, quién debe definirlo es el usuario o cliente final, no nosotros. Así que lo primero y más importante es hablar con el usuario o cliente final y tener muy claro cuáles son sus necesidades y expectativas. Flujo de valor. Ahora sí. Una vez que el primer principio lo hemos hecho como Dios manda, ahora estamos en situación de poder darle la patada a todo lo que no aporta valor en nuestros procesos (o al menos tratar de hacerlo). Flujo. Si hemos limpiado nuestros procesos de polvo y paja, es decir, de todo lo que nos hace perder tiempo, espacio, recursos… nos resultará mucho más fácil hacer que todo...

Los principios de Taiichi Ohno #BL03

Una de las características que tienen las personas habitualmente denominadas “normales” es que no les gustan los problemas. Así que es muy posible que salgan huyendo o simplemente que los ignoren cuando se encuentren con alguno. Menos mal que los adictos a Lean no somos normales, je, je, je… Para los que estamos enganchados a esto del Lean, cada problema es un tesoro porque nos permite plantearnos por qué ha pasado y qué podemos hacer para que no vuelva a suceder. Para nosotros la vida es una sucesión de oportunidades para mejorar y nunca de problemas. Taiichi Ohno, ingeniero japonés considerado probablemente el mayor gurú del Sistema de Producción de Toyota TPS (recordemos que con el tiempo el TPS daría lugar a Lean) resumió este sistema en dos principios clave. Si, en sólo dos. Es lo que tienen los japoneses y el Lean, claro, sencillo, breve y al turrón. Ohno decía que esto va de mejorar continuamente, es decir, darle la bienvenida a los problemas y verlos como la posibilidad de fortalecer nuestros procesos o nuestra forma de hacer las cosas para que no se vuelvan a repetir los errores. Bajo esta perspectiva no nos importa quién lo ha cometido o detectado, porque el objetivo no es buscar culpables, sino averiguar el por qué, la causa raíz que lo ha originado para poder eliminarla. Casi nada el cambio de mentalidad que esto supone. Y por si esto fuera poco, otro recordatorio para aquellos que creen que esto sólo dura un rato. Mejorar continuamente es como ser bueno, es para toda la vida… Implicar a las personas significa darles autonomía...

Las dos caras del Lean #BL02

Esto de las dos caras de Lean suena como si fuésemos a hablar del doctor Jekyll y el señor Hyde… como si Lean tuviese un lado oscuro, pues no. En este caso los dos lados son buenos, pero hay que conocerlos y usarlos de forma conjunta para que Lean tenga sentido. Una de nuestras formas favoritas de explicar qué es Lean es utilizar el ejemplo de la moneda. Para Osenseis, Lean es como una moneda de dos caras: Por un lado podemos describir Lean como una filosofía o cultura de gestión. Lo que en el lenguaje coloquial diríamos “una forma de ir por la vida”. Los principios que hay detrás de esa cultura los resumía de forma magistral Taiichi Ohno en los años cincuenta: la mejora continua de los procesos a partir de la implicación de las personas. En nuestra entrada anterior dedicada al Botiq-Lean señalábamos que Shigeo Shingo, otro ingeniero japonés considerado un referente, decía que los cuatro propósitos de la mejora continua es hacer las cosas (en este orden de importancia): más fáciles, mejor, más rápidas y más baratas. Bajo estas premisas Lean puede ser definido como una cultura de mejora continua, basándose en mejoras sencillas, pequeñas e incrementales realizadas por las personas desde su propio puesto de trabajo. En el otro lado tenemos la caja de herramientas Lean. Todo un conjunto de técnicas a nuestra disposición para conseguir que nuestros procesos “luzcan estupendamente”: estandarización, gestión visual, 5S, A3, poka-yoke, hoshin kanri, spaguetti chart, shojinka, jidoka, SMED, VSM, TPM… Utilizando estas técnicas de forma aislada en algunos casos, o combinadas entre sí, en otros, podemos conseguir que...

Qué es Lean #BL01

Apliquemos por un momento eso que tanto escasea como es el sentido común y que, como nos gusta decir en Osenseis, es el “principio activo” de Lean. Si tuviésemos que adelgazar unos kilos, pongamos que 10 o 15, ¿alguien se plantearía cortarse un brazo, una pierna o la cabeza?. Seguro que no. Nadie se plantea “perder” lo que es valioso o importante, sino que entendemos que lo correcto es deshacernos de lo superfluo, lo innecesario, es decir la grasa. Esa es la esencia de Lean, eliminar la grasa de los procesos, lo innecesario, lo superfluo, el desperdicio, lo que no aporta. Veamos como los monigotes de Mónica López reinterpretan que es Lean en Sanidad en los 42 segundos que dura este vídeo: Shigeo Shingo, un ingeniero japonés, considerado el precursor (entre otras técnicas) del Poka-Yoke y del SMED, dijo hace más de 50 años que los cuatro propósitos de la mejora continua es hacer las cosas (en este orden de importancia): más fáciles. Nos encanta, es nuestra fijación particular, aplicar herramientas sencillas y fáciles para mejorar, aptas para todos los públicos y que puedan emplearse en nuestro entorno personal y profesional. mejor. Suele ser una derivada de la anterior. Al hacer las cosas más fáciles, te equivocas menos y las cosas salen mejor. más rápido. Efectivamente, más rápido, pero no porque te des más prisa o “corras” más, simplemente porque al provocar que sea más fácil hacerlo bien, no se cometen tantos errores, ni se pierde el tiempo en actividades innecesarias y por tanto se termina la tarea antes. más barato. La traducción en dinero de todo lo anterior...