Botiq-Lean: Los principios Lean de Ohno en 46”

oportunidad de mejoraUna de las características que tienen las personas habitualmente denominadas “normales” es que no les gustan los problemas. Así que es muy posible que salgan huyendo o simplemente que los ignoren cuando se encuentren con alguno. Menos mal que los adictos a Lean no somos normales, je, je, je…

Para los que estamos enganchados a esto del Lean, cada problema es un tesoro porque nos permite plantearnos por qué ha pasado y qué podemos hacer para que no vuelva a suceder. Para nosotros la vida es una sucesión de oportunidades para mejorar y nunca de problemas.

Taiichi Ohno, ingeniero japonés considerado probablemente el mayor gurú del Sistema de Producción de Toyota TPS (recordemos que con el tiempo el TPS daría lugar a Lean) resumió este sistema en dos principios clave. Si, en sólo dos. Es lo que tienen los japoneses y el Lean, claro, sencillo, breve y al turrón.

Además, siendo dos principios no hay excusa para no sabérselos, aunque esta vez te invitamos a que veas primero el video de 46” que hemos encontrado en el botiquín de primeros auxilios Lean (Botiq-lean para los amigos) que prescribe ACIS, la Agencia del Conocimiento en Salud de Galicia, y después lo comentamos:

Ohno decía que esto va de mejorar continuamente, es decir, darle la bienvenida a los problemas y verlos como la posibilidad de fortalecer nuestros procesos o nuestra forma de hacer las cosas para que no se vuelvan a repetir los errores. Bajo esta perspectiva no nos importa quién lo ha cometido o detectado, porque el objetivo no es buscar culpables, sino averiguar el por qué, la causa raíz que lo ha originado para poder eliminarla. Casi nada el cambio de mentalidad que esto supone. Y por si esto fuera poco, otro recordatorio para aquellos que creen que esto sólo dura un rato. Mejorar continuamente es como ser bueno, es para toda la vida

El segundo principio habla de la implicación de las personas. Esto daría para libros y libros (y no digo nada si le preguntamos a nuestro CTO, Iñaki) pero partamos del sentido común. ¿Cómo vamos a mejorar si no participan activamente las personas que hacen y conocen a fondo las tareas o actividades a desarrollar?, ¿por ciencia infusa?

Implicar a las personas significa darles autonomía para que detecten y saquen a la luz los problemas, así como formarles con herramientas para que puedan identificar la causa raíz y solucionarla. Implicar a las personas significa respetarlas como personas y como profesionales, entendiendo la pluralidad y la diversidad de opiniones, fomentando el trabajo en equipo y las soluciones por consenso. Si lo de las personas no te va mucho, tal vez sea el momento de que te olvides de Lean 😉 porque sin su participación activa y sin su motivación no te va funcionar.

¡Garantizado!

Consejo lean:

La vida nunca es una sucesión de problemas, sino de oportunidades para mejorar.

Dra. Ing. Isabel Muñoz Machín

Socio & Chief Executive Officer (CEO) de Osenseis.

Si te gustan nuestros contenidos, no olvides suscribirte a nuestro RSS Feed diario y/o a nuestra newsletter mensual.
Botiq-Lean: Los 5 principios Lean en 37”
Descubre con el Botiq-Lean las dos caras de Lean (en 45”)