No es momento para cuentos Lean… o sí, quién sabe.

No tenemos ninguna intención de contaros cuentos sobre Lean a estas alturas de la película 😊, pero hemos leído un cuento sobre la operación bikini…empresarial escrito por Gemma del Caño que nos ha encantado y que hemos querido compartir con todos vosotros. Y ya de paso aprender un poco sobre la historia de Lean. Según ella misma nos dice: …tiene parte de leyenda y parte de realidad. Una historia que comienza en un lugar muy, muy lejano donde se dieron cuenta de que estar esbelto, que no sobre nada y que tengan controlado lo que consumen y lo que gastan, les hará vivir más y mejor: Japón. Hace muchos, muchos años nació un niño llamado Shakichi en una pequeña ciudad llamada Nagoya (de pequeña nada, que es la cuarta más grande de Japón, pero es que queda mejor la historia). Vivió y creció como un japonés más, formándose como carpintero. Como buen emprendedor, creó una empresa de telas. Shakichi tenía una gran imaginación y, entre otros inventos, creó uno maravilloso: un dispositivo que detenía el telar cuando el hilo se rompía, además, avisaba al operario con una luz. Esto permitía que una sola persona pudiera controlar varias máquinas a la vez. Posteriormente lo denominaron Jidoka “automatización con un toque humano”. En 1894 Shakichi tuvo un hijo, Kiichiro que trabajó con su padre dando un enfoque más técnico a la compañía, un tipo listo este Kiichiro. En 1929 viajó a Inglaterra a negociar la venta de la patente de una técnica que evitaba que algo pudiera hacerse de forma incorrecta: Poka-Yoke. El mejor ejemplo de esto es el USB o la tarjeta de crédito, sólo hay una forma de hacerlo correctamente. Hace muchos, muchos años nació un niño llamado Shakichi en una pequeña ciudad...

La importancia de parar a tiempo para solucionar los problemas.

Después del parón navideño volvemos a recuperar nuestro repaso particular de la serie sobre los 14 principios de gestión de Toyota haciendo parada en el principio nº 5, que nos habla de la importancia de levantar el pie del acelerador, de parar todo aquello que estamos haciendo para poder dedicarnos a resolver los problemas, logrando así una buena calidad a la primera. Y como siempre en estos casos, primero la versión oficial de los señores de Toyota y luego nuestra propia versión del principio, para que todos lo podamos entender más fácilmente: Toyota: “El señor Ohno solía decir que ningún problema descubierto al parar la línea debería esperar más que a la mañana siguiente para su resolución. Porque al fabricar un coche cada minuto sabíamos que al día siguiente tendríamos el mismo problema”. Fujio Cho. Presidente de Toyota Motor Corporation.  Osenseis, versión Poplean: Es tan sencillo de entender que no merece la pena que lo adornemos mucho más. Por un lado Toyota nos viene a decir que vale ya de andar como pollos sin cabeza haciendo sin parar cosas bien y mal. Apliquemos el dicho de “más vale poco y bien que mucho y mal”, sobre todo porque hacer las cosas mal implica tiempo y recursos y eso es dinero. Si hay un problema, algo que se está haciendo mal, se para y se soluciona. Así de sencillo (y así de difícil). Si no paras y solucionas el problema cuando es pequeño sucederán dos cosas: la primera es que mañana, pasado y al otro, volverá a suceder el mismo problema (efecto “día de la marmota”). La otra es que cuando...

Kintsukuroi: el arte de curar heridas.

Si el año pasado el talismán de Osenseis fue Ikigai, la búsqueda de tu razón para existir, este año Kintsukuroi (Kint para los amigos 😊) va a ser nuestro leitmotiv. Tomás Navarro en su libro:  Kintsukuroi. El arte de curar heridas emocionales nos lo explica así: “Cuando se rompe una pieza de cerámica, los maestros kintsukuroi la reparan con oro, dejando a la vista la reconstrucción, ya que, para ellos, una pieza reconstruida es a su vez símbolo de fragilidad, fortaleza y belleza. La cerámica es frágil, fuerte y bella a la vez, como las personas. Al igual que nuestra vida, puede romperse, pero también puede recomponerse si sabes cómo. (…) Lo esencial en esta vida es vivir. Sí, vivir, que no es lo mismo que sobrevivir. Existe una diferencia clara entre vivir y sobrevivir. Cuando vivimos, todo es más intenso; los colores son más brillantes, los besos están cargados de pasión y el cuerpo se estremece con cada emoción. Vivir es algo que está reservado solo a los valientes, ya que implica tomar decisiones, vencer la comodidad y buscar el desarrollo y el crecimiento de manera activa. Cuando vivimos intensamente, corremos más riesgos y nos volvemos más frágiles. (…) No pretendas tener una vida plácida y sin sufrimiento, ya que si lo haces te estarás resignando a sobrevivir en vez de a vivir intensamente; al contrario, busca una vida activa y enriquecida sabiendo que eres más fuerte que cualquiera de las adversidades que puedas sufrir, sabiendo que puedes recomponer tu vida en cualquier momento. Así que tú eliges: puedes limitarte a sobrevivir, a ir pasando los días en...

Un poco de heavy para empezar el año.

Para los que hemos pasado nuestra adolescencia escuchando música heavy como AC/DC, Judas Priest, Iron Maiden, Metallica, Saxon, Scorpions… Kiss sólo significaba en aquellos años una cosa: una de las bandas más explosivas y extravagantes en escena, caracterizada por sus locos trajes y maquillajes. Con el paso de los años nos enamoramos y Kiss pasa a tener otro significado “más amoroso” 😊. Ahora Enfermería Tecnológica nos vuelve a hablar de Kiss para recordarnos la importancia de hacer las cosas sencillas en Sanidad, algo muy Lean y con lo que estamos muy obsesionados. Pablo Sánchez nos lo cuenta así de clarito en su entrada El principio KISS en la Sanidad: “Personas perdiéndose por los pasillos del hospital, gente que acaba de salir de hablar con el médico y no sabe muy bien lo que le acaban de decir y citaciones para pruebas que no se sabe ni para qué son ¿Usamos el principio KISS en la Sanidad?. Conduciendo de camino a casa he escuchado en la radio el concepto del principio KISS (acrónimo de “Keep It Simple Stupid”). Según la wikipedia, el principio KISS establece que la mayoría de sistemas funcionan mejor si se mantienen simples que si se hacen complejos; por ello, la simplicidad debe ser mantenida como un objetivo clave del diseño, y cualquier complejidad innecesaria debe ser evitada. Parece que en lo que a Sanidad se refiere se utiliza mas bien poco el principio KISS. Sólo hace falta darse un paseo cualquier día entre semana por los pasillos de cualquier hospital para ver que esto es así. Aquí somos más del KICK (Keep It Complicated King), que se podría traducir cómo “Tú hazlo bien complicado, Rey”. No hay...

Acaba un año repleto de hansei, marikondear e ikigai

  Para los Osenseis el 2017 ha sido un año para recordar. Un año muuuuuy intenso, repleto de grandes lecciones de vida, de esas que no se olvidan. Hemos visto lo mejor y lo peor de las personas: bondad, maldad, humildad, soberbia, gratitud, envidia, valentía… y lejos de negar la realidad, huir o evitarla, hemos reflexionado (hansei que diríamos en la jerga Lean) y aprendido mucho, pero mucho, mucho, mucho. Tanto, que estamos deseando afrontar el 2018 con la mejor versión de nosotros mismos aplicada a la mayor de nuestras pasiones, la pasión por Lean. Pero antes, un repaso a las tres entradas más visitadas este año: 1.-La magia del orden, o cómo triunfar aplicando sólo las dos primeras S. Marie Kondo ocupa el número uno de nuestras entradas más visitadas en el 2017, ¡y eso que está escrita en 2015!. Reconocemos que nos proclamamos seguidores de Marie Kondo porque encaja a la perfección con el espíritu Pop-Lean de Osenseis (aplicar Lean a cualquier ámbito personal). De hecho, llevamos unos meses “marikondeando” no en el trabajo o en casa (que también), sino en la cabeza, es decir, eliminando de nuestras vidas todo aquello que no nos hace felices y poniendo cada aspecto de nuestra vida en el sitio correcto y con la importancia adecuada. El resultado ha sido brutal. ¡Os animamos a hacerlo!. 2.-Lean para vagos. Otra entrada vintage, ésta del 2014 y que ha sido la segunda entrada más visitada del blog de Osenseis en 2017. Si existe Excel para vagos, cocina para vagos y hasta contabilidad para vagos, ¿no existe un manual de “Lean para vagos”? (o...