7 pequeños pero grandes cambios: FrigoLean Experience 8

7 pequeños pero grandes cambios

Muchas veces son los pequeños cambios que se generan a nuestro alrededor lo que provoca una nueva forma de hacer las cosas. Casi siempre son esa suma de pequeñas, sencillas y sistemáticas mejoras las que hacen que, casi por arte de magia, todo cambie.

En nuestra anterior entrada del FrigoLean os retábamos a buscar los siete cambios significativos en el antes y el después de nuestro frigo, ¿los vemos?

Frigolean 7_4

 

1.- Si te gusta lo vintage, prueba en otro sitio. Pero no en tu frigo, así que fuera productos en mal estado, caducados, o que sabes que salvo catástrofe nadie se los comerá. Por ejemplo, el vaso de salsa de tomate que hay en la balda superior y que lleva ahí desde ni se sabe, o esa mermelada que le ha abandonado hasta la etiqueta…

2.- Los dibujitos que hay dentro del frigo no son para decorar. Efectivamente, nos ayudan a identificar cuál es el lugar correcto en el que almacenar cada producto en función del nivel de frío requerido y así garantizar unas adecuadas condiciones de conservación durante más tiempo. Así que fíjate bien en ellos y distribuye el contenido de tu frigo adecuadamente según las pautas del fabricante (en caso de duda existe una cosa que se llama manual de uso), y nada de poner como en nuestro frigo verduras en el compartimento de carne y viceversa, frutas por todas las baldas, etc… un poquito de orden, por favor.

3.- No nos gustan los OFNIs. Ya lo hemos dicho en anteriores entradas de esta serie. Los Objetos en el Frigorífico No Identificados no nos molan nada y nos hacen perder demasiado tiempo abriéndolos para ver lo que hay en su interior, así que proponemos vetar los papeles de aluminio, bolsas opacas, cazuelas, etc…y  sustituirlos por film o contenedores que nos permitan ver su contenido. ¡Aúpa la transparencia en nuestro frigo!

4- Lo que se escribe, se lee. Eso al menos dice la sabiduría popular. En nuestro caso además, si se escribe se “toquitea” menos lo que hay en el frigo y nos permite encontrarlo e identificarlo más rápido. Aunque tampoco es necesario llegar al extremo (como hemos hecho nosotros) de marcarlo toooodo.

5- Ojos que no ven…  eso que te pierdes. Procura que todo se vea sin tener que revolver, ni desordenar cajones y estanterías.

6- Cuida tu frigo para que tu frigo cuide de ti. Revisa que la temperatura interior es la adecuada, que dispone de la ventilación requerida, que el congelador no tiene hielo, que las gomas de las puertas cierran bien, etc… En resumen, que el mantenimiento que le haces a tu frigo se ajusta a lo que aconseja el fabricante. De esa forma los alimentos se mantendrán en las condiciones idóneas durante más tiempo y el consumo será menor.

7- A prueba de niños. La prueba de fuego: si puedes mandar a un niño a buscar algo a tu frigo y lo encuentra en menos 30 segundos, es la evidencia de que tu frigo está en perfecto estado y que lo has organizado de forma clara e intuitiva.

¿Podremos mantenerlo en estas condiciones hasta nuestra próxima entrada de la serie frigolean?

¡Seguro que sí!

Consejo lean:

Los dibujitos que hay dentro del frigo no son para decorar. Sigue sus pautas.

Dra. Ing. Isabel Muñoz Machín

Socio & Chief Executive Officer (CEO) de Osenseis.

Si te gustan nuestros contenidos, no olvides suscribirte a nuestro RSS Feed diario y/o a nuestra newsletter mensual.
FrigoLean Experience nº 9: Dime de qué tribu eres y te daré tu herramienta FrigoLean.
La Summa Maestra Kunfú del FrigoLean tiene 8 años: FrigoLean Experience 7