El #Recetario de Marta: RUMBO A MI IKIGAI.

Este año la vuelta a la actividad después de vacaciones es muy especial para mí. He elegido empezar una nueva etapa profesional que afronto con mucha ilusión y con un objetivo claro: aproximarme a mi ikigai. Para los que no sepais que es, os hablé del ikigai en este post y es que en Osenseis es un concepto que IMPORTA y mucho. Cómo no iba a importarnos el concepto japonés de lograr conseguir nuestra razón de ser en esta vida? Cómo no darle importancia a aquello que – una vez encontrado- nos ayudará a sentirnos más felices y realizados en esta vida? Hace MUCHO que busco mi ikigai, y no me avergüenza decir que sigo sin encontrarlo.  Einstein ya decía que “si buscas resultados distintos no hagas siempre lo mismo”. Adoro esa frase. Hay tanta razón en algo tan simple… Es un error MUY común que muchos repetimos en bucle a lo largo de nuestra vida. Nos quejamos de algo, despotricamos como si no hubiera un mañana de una situación cotidiana, laboral… y tantas son las veces que no hacemos nada por cambiar tal situación en la medida de nuestras posibilidades que resulta francamente inverosímil. Nos metemos con facilidad en el papel del resignado-víctima-mártir y a partir de ahí nos vemos superados por el más absoluto inmovilismo, ya que para colmo solemos achacar la responsabilidad de nuestras desgracias a terceros. No es de extrañar que al día siguiente, al mes siguiente, al AÑO siguiente nada haya cambiado. No se puede esperar que tu alrededor o el prójimo cambien, primero tienes que hacerlo tú. Hasta lo decía el filósofo griego...