El #Recetario de Marta: EMPODERA Y TRIUNFARÁS.

Empoderar a los trabajadores de una empresa la convierte en más poderosa y las razones son muy numerosas. Empoderar a los empleados también es Lean. Veamos por qué. Empoderar implica delegar responsabilidades en los empleados y hay que estar convencidos de ello por todas las partes. Idealmente, para empoderar a un trabajador deberíamos ser capaces de conocer a la persona en el ámbito de sus competencias. Estas son rasgos propios de cada individuo que tienen un claro impacto en su forma de proceder en su lugar de trabajo. No estamos hablando solamente de sus conocimientos relacionados con el cargo que ocupan. Esa es una esfera más. Nos referimos también a la motivación de la persona con su actividad, valores personales, habilidades, actitudes o rasgos de carácter que harán de esa persona un candidat@ ideal, o quizá no tanto. Y es que – nos guste o no- todos tenemos habilidades innatas que nos hacen mejores para realizar una tarea determinada y que otros no tienen. En cualquier caso, las habilidades adquiridas en ocasiones compensan a las innatas, de ahí la importancia de tener a un trabajador implicado, motivado y empoderado. Y también es justo eso lo que explica la importancia de conocer bien al trabajador. Es lógico pensar que si un empleado tiene mayor libertad de movimientos en su ámbito laboral, con toda probabilidad los conocimientos adquiridos y su experiencia crearán sinergias positivas en el equipo de trabajo y esto nos va a conducir a una mejora de la competitividad interna en el puesto de trabajo. Eso es Lean. Eso es tener al trabajador implicado. Muchos de nosotr@s hemos contemplado...