Cómo seguir enamorado después de 20 años.

Para aquellos que estéis leyendo esta entrada pensando que tenemos la pócima para el amor eterno, se han equivocado de blog, ¡qué más quisiéramos! Lo que si podemos contaros es por qué estamos tan enamorados de Lean como hace 20 años cuando éramos “pioneros” como dice Carmen Fernández Fernández, Directora de Correo Farmaceútico, en su entrada ¿‘Lean’ en botica?:  “(…) Uno de los hospitales pioneros en la implantación del Lean fue el Virginia Mason Medical Center en Seattle, Estados Unidos, cuyos directivos visitaron en varias ocasiones a Toyota en Japón para aprender el método. Eso les sirvió, entre otros resultados, para aumentar sus beneficios. También se han descrito mejoras sustanciales en cuidados del paciente, seguridad, accesibilidad y reducción de las listas de espera. Se está aplicando para producir más con menos y aumentar la calidad, además de en atención primaria, ambulatoria especializada y hospitalaria, en bloque quirúrgico, UCI, urgencias, diagnóstico por la imagen, laboratorio, rehabilitación, centros de día, logística, compras, mantenimiento, electromedicina y recursos humanos y farmacia de hospital. El primero que adoptó el Lean en España fue la Fundación Hospital de Calahorra en el 2000, para mejorar su logística. Luego se sumaron el Consorcio Sanitario Integral de Cataluña (incluye el Hospital Moisés Broggi) y los hospitales Clínico y Parque de Salud Pere Virgili de Barcelona, Fuenlabrada de Madrid, Universitario Dexeus de Barcelona, San Jaime de Torrevieja… . La Fundación Avedis Donabedian (FAD) para la Calidad Asistencial ha premiado ya varias de las experiencias en curso.” El secreto está en aplicar estos 10 Mandamientos Lean : “Cuchillo que no corta y persona que no aporta, a la mierda que no importa” -dicho de la abuela- (valor). Revisa con ojos...