El #Recetario de Marta: EL DÍA QUE ENCONTRÉ UN ESTÁNDAR.

Soy muy pero que muy fan de las tortitas o pancakes. En este post ya hablé un poco de ellas. La verdad es que estoy muy enganchada y las llevo haciendo desde hace años, sobretodo para mis desayunos del fin de semana. Desayuno algo diferente y saludable que me sienta fenomenal, salgo un poco de la rutina de mi desayuno habitual y me lo paso pipa preparándolas. Cuando algunos de mis conocidos más cercanos han visto alguna foto de mis tortitas siempre me dicen lo mismo: “Uy eso da mucho trabajo… Yo prefiero comprarlas hechas o irme a una cafetería a que me las preparen…” No es que pretenda convencer a nadie de nada, pero el tema de las tortitas me va a volver a servir en esto del Lean para hablar un poco más de lo que se entiende por un estándar y quizá de que alguien se anime a buscar sus propios estándares. Dentro de la filosofía Lean hablar de un estándar significa tener un método reproducible para hacer una determinada tarea. No hay más. Ahora bien, a todos nos gustaría encontrar un estándar IDEAL que sería aquel que nos permitiría realizar esa tarea de la forma más eficiente posible. Es utópico a la par que absurdo pensar que cuando queremos estandarizar un método de trabajo vamos a lograr a la primera ese estándar IDEAL, sobretodo si ni siquiera tenemos un estándar inicial definido. Desgraciadamente muchas veces hacemos las cosas como nos parece, de forma bastante errática tanto en nuestra vida personal como a veces también en lo laboral. En ambos casos eso supone una pérdida de...