Acaba un año repleto de Kintsukuroi o cuando las heridas se convirtieron en oro.

Para los Osenseis el 2018 ha sido un año para recordar. Un año muuuuuy intenso, repleto de grandes lecciones de vida, de esas que no se olvidan. Hemos visto lo mejor y lo peor de las personas: bondad, maldad, humildad, soberbia, gratitud, envidia, valentía… y lejos de negar la realidad, huir o evitarla, hemos reflexionado (hansei que diríamos en la jerga Lean) y aprendido mucho. Pero mucho, mucho, mucho… Y ahora que hemos reparado las heridas de la vida con oro, como los maestros kintsukuroi, para hacernos más fuertes.. estamos deseando afrontar el 2019 con la mejor versión de nosotros mismos aplicada a la mayor de nuestras pasiones, la pasión por Lean. Pero antes, un repaso a las tres entradas publicadas en el 2018 más visitadas: Preoperatorio anestésico con enfoque Lean Nos encanta que la entrada más visitada del 2018 sea una dedicada a difundir la aplicación de Lean en el sector sanitario. La experiencia del Hospital Sant Joan de Déu en el preoperatorio anestésico y las infografías de Silvia Sánchez en Enfermería Creativa repletas de Gestión Visual, han llevado a este post al número 1. El #Recetario de Marta: Una realidad de las 5S Marta Jorge, Facultativo Especialista en Oftalmología y experta en Lean Healtcare, nos ilumina cada mes desde su sección El recetario de Marta. Su entrada sobre las 5S, uno de nuestros temas favoritos, le ha llevado al número dos. Gracias Marta por compartir con nosotros tu sabiduría. Hablando de inútiles… Marie Kondo es ya una más en nuestras vidas y esta entrada en la que Cristina Jolonch nos ayuda a organizar las cosas inútiles de la cocina,...

El #Recetario de Marta: SOLTAR LASTRE.

Estamos ya en Diciembre y de nuevo con el comienzo del año vuelven los buenos propósitos y las buenas intenciones para el año siguiente. Francamente creo que es más importante hacer balance, ver si se cumplieron las expectativas que teníamos y sobretodo analizar las causas en caso de que no se hayan cumplido. Llevamos ya años recordando desde Osenseis la importancia de afrontar y sobretodo de hacer aflorar los ERRORES. Y es que son los fracasos los que nos hacen aprender y sobretodo PROGRESAR y MEJORAR. Si hago balance podría decir que en mi caso este NO ha sido un gran año, más allá de lo personal en lo laboral ha sido un año muy poco Lean y eso significa que ha habido mucho desperdicio, diría que demasiado. Pero si alguna cosa ha sido muy pobre es el salario emocional que he recibido. Mis esfuerzos por hacer bien mi trabajo no se han visto recompensados y esto debería ser siempre un motivo de reflexión y análisis. A lo largo de 2018 dos compañeros de distintos departamentos me hicieron un par de comentarios durante dos distendidas conversaciones diferentes que no sólo no he olvidado sino que siempre recordaré. El primero me dijo a raíz de una situación concreta que “aquí no se puede ser tan perfeccionista”. Reconozco que fue como una losa, además de una revelación. Y entré en bucle dándole vueltas a esa corta frase durante días y días. No se puede ser tan perfeccionista, resulta que era, que es, un inconveniente. Pues vaya. Tenemos un problema, y gordo. Resulta que te esfuerzas sin cesar en hacer bien tu...

Un poco de heavy para acabar el año (y para empezarlo).

Para los que hemos pasado nuestra adolescencia escuchando música heavy como AC/DC, Judas Priest, Iron Maiden, Metallica, Saxon, Scorpions… Kiss sólo significaba en aquellos años una cosa: una de las bandas más explosivas y extravagantes en escena, caracterizada por sus locos trajes y maquillajes. Con el paso de los años nos enamoramos y Kiss pasó a tener otro significado “más amoroso” 😊. Ahora Enfermería Tecnológica nos vuelve a hablar de Kiss para recordarnos la importancia de hacer las cosas sencillas en Sanidad, algo muy Lean y con lo que estamos muy obsesionados. Pablo Sánchez nos lo cuenta así de clarito en su entrada El principio KISS en la Sanidad: “Personas perdiéndose por los pasillos del hospital, gente que acaba de salir de hablar con el médico y no sabe muy bien lo que le acaban de decir y citaciones para pruebas que no se sabe ni para qué son ¿Usamos el principio KISS en la Sanidad?  Conduciendo de camino a casa he escuchado en la radio el concepto del principio KISS (acrónimo de “Keep It Simple Stupid”). Según la wikipedia, el principio KISS establece que la mayoría de sistemas funcionan mejor si se mantienen simples que si se hacen complejos; por ello, la simplicidad debe ser mantenida como un objetivo clave del diseño, y cualquier complejidad innecesaria debe ser evitada.  Parece que en lo que a Sanidad se refiere se utiliza más bien poco el principio KISS. Sólo hace falta darse un paseo cualquier día entre semana por los pasillos de cualquier hospital para ver que esto es así. Aquí somos más del KICK (Keep It Complicated King), que se podría traducir cómo “Tú hazlo bien complicado, Rey”.  No hay...

Cómo implantar Lean #BL10

Pues con un poquito de paciencia, interés por hacer bien las cosas, dejándose guiar y poniéndole un punto de magia y cariño. Al menos así lo proponíamos en nuestra entrada sobre la historia del alfarero o cómo se hace Lean. La entrega de hoy de la serie Botiq-Lean, el botiquín de primeros auxilios Lean que ACIS, la Agencia del Conocimiento en Salud de Galicia ha compartido en youtube a través de su canal P2P Investigación e Innovación, nos traza la hoja de ruta para implantar Lean, todo ello contado, como siempre, en menos de un minuto: ¿Parece obvio verdad?, repasémoslo en clave Lean: Propósito. ¿Cuál es el objetivo que queremos alcanzar?, ¿realmente aporta valor añadido al cliente o usuario final? Mapa del estado actual. ¿Cuáles son las etapas del proceso actual?, identifica cuáles de ellas aportan valor y cuáles no. Mapa del estado futuro. Elimina todo lo que no aporte valor añadido (eso que llamamos muda tipo II), desafía todo aquello que no aporta valor añadido pero que no queda más remedio que hacerse (eso que llamamos muda tipo I), cuestiona las etapas de valor añadido: ¿por qué?, ¿por qué?, ¿por qué?… Plan de implantación. Define qué se va a hacer, cuándo, cómo y quién. Imprescindible: formar y comunicar a todas las partes afectadas. ¡Hágalo! Pues eso. Ahora toca arremangarse y al lío. ¡Evalúe! Revisa si la ejecución se ajusta al plan propuesto, mide el alcance de los progresos y sobre todo pon atención a las lecciones aprendidas, te permitirán repetir los aciertos y evitar caer en los mismos errores. Ahora que estamos a las puertas de un nuevo año...

Ikigai en el 2017, Kintsukuroi en el 2018. ¿Cuál será el talismán de Osenseis en 2019?

Si en el 2017 el talismán de Osenseis fue el Ikigai, la búsqueda de tu razón para existir, en el 2018 lo ha sido Kintsukuroi (Kint para los amigos 😊). Tomás Navarro en su libro:  Kintsukuroi. El arte de curar heridas emocionales nos lo explica así: “Cuando se rompe una pieza de cerámica, los maestros kintsukuroi la reparan con oro, dejando a la vista la reconstrucción, ya que, para ellos, una pieza reconstruida es a su vez símbolo de fragilidad, fortaleza y belleza. La cerámica es frágil, fuerte y bella a la vez, como las personas. Al igual que nuestra vida, puede romperse, pero también puede recomponerse si sabes cómo. (…) Lo esencial en esta vida es vivir. Sí, vivir, que no es lo mismo que sobrevivir. Existe una diferencia clara entre vivir y sobrevivir. Cuando vivimos, todo es más intenso; los colores son más brillantes, los besos están cargados de pasión y el cuerpo se estremece con cada emoción. Vivir es algo que está reservado solo a los valientes, ya que implica tomar decisiones, vencer la comodidad y buscar el desarrollo y el crecimiento de manera activa. Cuando vivimos intensamente, corremos más riesgos y nos volvemos más frágiles. (…) No pretendas tener una vida plácida y sin sufrimiento, ya que si lo haces te estarás resignando a sobrevivir en vez de a vivir intensamente; al contrario, busca una vida activa y enriquecida sabiendo que eres más fuerte que cualquiera de las adversidades que puedas sufrir, sabiendo que puedes recomponer tu vida en cualquier momento. Así que tú eliges: puedes limitarte a sobrevivir, a ir pasando los días en...