Qué es Lean #BL01

Apliquemos por un momento eso que tanto escasea como es el sentido común y que, como nos gusta decir en Osenseis, es el “principio activo” de Lean. Si tuviésemos que adelgazar unos kilos, pongamos que 10 o 15, ¿alguien se plantearía cortarse un brazo, una pierna o la cabeza?. Seguro que no. Nadie se plantea “perder” lo que es valioso o importante, sino que entendemos que lo correcto es deshacernos de lo superfluo, lo innecesario, es decir la grasa. Esa es la esencia de Lean, eliminar la grasa de los procesos, lo innecesario, lo superfluo, el desperdicio, lo que no aporta. Veamos como los monigotes de Mónica López reinterpretan que es Lean en Sanidad en los 42 segundos que dura este vídeo: Shigeo Shingo, un ingeniero japonés, considerado el precursor (entre otras técnicas) del Poka-Yoke y del SMED, dijo hace más de 50 años que los cuatro propósitos de la mejora continua es hacer las cosas (en este orden de importancia): más fáciles. Nos encanta, es nuestra fijación particular, aplicar herramientas sencillas y fáciles para mejorar, aptas para todos los públicos y que puedan emplearse en nuestro entorno personal y profesional. mejor. Suele ser una derivada de la anterior. Al hacer las cosas más fáciles, te equivocas menos y las cosas salen mejor. más rápido. Efectivamente, más rápido, pero no porque te des más prisa o “corras” más, simplemente porque al provocar que sea más fácil hacerlo bien, no se cometen tantos errores, ni se pierde el tiempo en actividades innecesarias y por tanto se termina la tarea antes. más barato. La traducción en dinero de todo lo anterior...