Tiempo de no hacer nada.

Ahora que todos estamos metidos de lleno en la Semana Santa y disfrutando de una u otra manera de unos días diferentes, nuestra propuesta es aprovechar para… no hacer nada. Sí, nada. Nada de nada. De lo provechoso que es no hacer nada ya sabíamos porque desde diferentes perspectivas relacionadas con la psicología han hablado mucho sobre ello, pero hoy Carmen Valverde, Ingeniera especializada en Organización Industrial nos explica desde su blog Lanzamiento Personal, Los beneficios de no hacer nada y el por qué deberías introducirlo en tu rutina y cómo puede ayudarnos a ser más productivos:  “(…) Necesitas tiempo de ocio para despejar tu mente y crear nuevos espacios en tu cabeza para que surjan nuevas ideas para tener un vida más productiva, creativa y, por qué no decirlo, vibrante. Parar no es perder el tiempo, es reducir las probabilidades de que el tiempo que pasas en actividades como el trabajo o las relaciones personales sea desperdiciado o tenga poco valor. Si vives continuamente ocupando y llenando cada minuto de tu existencia con cosas que tienes que hacer, estarás negándole poco o ningún espacio a tu mente para que surjan nuevas ideas y se renueve. (…) Beneficios de no hacer nada En nuestra sociedad obsesionada por la productividad, tendemos a devaluar la práctica de la ausencia de objetivos. Es una prioridad tan baja que realmente no descansamos hasta que nos hayamos agotado por completo. ¿Pero es realmente productivo correr hasta que tu cuerpo y mente están tan fatigados que se niegan a trabajar? Puede existir el peligro de perder la conexión con nosotros mismos sino nos permitimos períodos de pensamiento ininterrumpido en donde surjan el crecimiento personal...

El #Recetario de Marta: por el buen camino.

Una de las lessons learned más trascendentes que aprendí en mi primer viaje Lean es que en cualquier proyecto lo más importante son las personas. Aunque parezca una obviedad, en muchas empresas todavía no se ha llegado a ese convencimiento esencial y es entonces cuando choca que algunos se sorprendan de cómo van las cosas y porqué muchos proyectos no sólo fracasan sino que se quedan a medio camino o ni llegan a comenzarse. Siendo Lean, debemos empezar siempre la casa por sus cimientos y en ellos – tal y como ya hablamos en su día de la casa de Toyota- se encuentran tanto el equipo  humano como la cultura de la empresa. Tras pasar por distintas empresas y comprobar que en la mayoría de ellas fallan los cimientos, la realidad común es la existencia de un desequilibrio en el reparto de ciertos egos que suele conducir a un futuro poco halagüeño. Y es que no se le puede pedir a una plantilla que dé lo mejor de sí, que identifique errores, que innove y aporte soluciones cuando la motivación y el empowerment simplemente, no existen o – si existían- se fueron. Identificadas estas carencias, en este punto tenemos dos caminos: Camino fácil: pensar que eres fantástico pero que desgraciadamente te has rodeado de una pandilla de negados que sólo te generan interminables cefaleas y un insomnio crónico al comprobar como tu cuenta de resultados anual se aguanta con pinzas. (CAMINO ERRÓNEO) Camino Lean: este camino obliga a ponerse la camiseta interior de autocrítica para que -tras convertirse en una segunda piel- no se pueda retirar jamás. A partir...

Enseñanzas de un sensei.

Ignacio Tornos y Emma Giralt de Kailean Consultores son dos de nuestros senseis favoritos (sensei: término japonés que designa a un maestro, un sabio o a una persona docta). Su conocimiento y experiencia hacen que siempre sea un placer aprender de ellos y hoy queremos compartir con todos vosotros la entrada que han publicado en su blog acerca de un proyecto de mejora en el área de Urgencias de un hospital, Kaizen: un enfoque de energía: La primera tarea durante la semana fue identificar todos los flujos de información que se producen en Urgencias. El resultado: En el desarrollo del servicio hay 17 “jugadores” internos involucrados en el proceso. La mayor parte de las informaciones fluyen en flujos “verbales” que se registran después en la documentación en ocasiones informáticas y otras en papel. En total identificamos 107 flujos de información para tareas no rutinarias (petición de pruebas, dispensación de medicación no rutinaria, etc.) Es decir, en un entorno de gran variabilidad (tanto de la llegada de pacientes como de los tratamientos), con gran número de personas involucradas (médicos, enfermeros, auxiliares, camilleros, administrativos, etc.) los flujos de información son “de palabra” y dependen fundamentalmente de la memoria o de la acción de un profesional (por ejemplo, entrar en el sistema de información y comprobar si el resultado de una prueba está disponible o no). El resultado no puede ser otro que la ineficiencia, Mudas (desperdicios) que se visualizan en tiempos muy elevados de estancia en Urgencias. Una vez identificados estos flujos de información decidimos poner en marcha un piloto que nos permitiera entender cómo se pueden sistematizar los flujos de...

La importancia de respetar a nuestros socios y proveedores.

Avanzamos en el repaso de nuestra serie sobre los 14 principios de gestión de Toyota, acercándonos hoy hasta el principio 11, en el que hablaremos de nuestra particular “cadena de favores”: Principio 11: Respete su red extendida de socios y proveedores, desafiándoles y ayudándoles a mejorar. Toyota: Los proveedores en la industria del automóvil reseñan sistemáticamente que Toyota es su mejor cliente –y también el más exigente-. A menudo pensamos que “exigente” es como difícil para cerrar tratos o irrazonable. En el caso de Toyota significa que tienen estándares de excelencia muy alto y esperan que sus proveedores los alcancen. Y aún más importante, ayudarán a todos a alcanzarlos. Osenseis, versión Poplean: Cuando una empresa colabora con su proveedor para que éste sea más eficiente o produzca un producto / servicio de mejor calidad, la propia empresa se verá recompensada con esos beneficios. Esa es la apuesta de Toyota, una especie de cadena de favores; “ayudo a los demás porque sé que de una manera u otra, me beneficia a mí también”.   Esto nos recuerda la película del mismo nombre “Cadena de favores” en la que cada persona hace un favor a otras tres (que no pueden hacer por sí mismas), y que cada una de ellas hace lo mismo con otras tres, y así sucesivamente. Si hiciésemos esto de forma desinteresada seguro que la vida sería algo mejor para todos. ¿Te atreves a comenzar la cadena? Consejo Lean: Pasea la vista por el mundo que te rodea y cambia lo que no te guste. Dra. Ing. Isabel Muñoz Machín Lean, Logistica, Gestión Sanitaria y Dirección de Proyectos. CEO Osenseis....